EN VIVO - Universitario vs. Sport Huancayo: mira en directo el partido por la Liga 1
EN VIVO - Perú vs. Serbia: sigue el minuto a minuto del duelo por el Mundial de Vóley sub-18

Michelle Obama reza para que haya “perdón” en la familia real británica

La ex primera dama habló con el medio estadounidense NBC tras la más reciente entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey.

Michelle Obama aseguró que no se sorprendió de las acusaciones de racismo por parte de Markle. Foto: AFP
Michelle Obama aseguró que no se sorprendió de las acusaciones de racismo por parte de Markle. Foto: AFP
Agencia EFE

La ex primera dama estadounidense Michelle Obama reza para que haya “perdón” en el seno de la familia real británica tras la polémica entrevista en la que Meghan Markle y el príncipe Harry acusaron de racismo y hostigamiento psicológico a algunos miembros de la Casa Real.

“Esa es mi esperanza. Cuando pienso en todo lo que están pasando, pienso en la importancia de la familia y rezo para que haya perdón, para que haya claridad de pensamiento, amor y para que logren resolverlo a tiempo”, dijo este lunes por la noche a la cadena estadounidense NBC, en alusión a la reciente entrevista de los duques de Sussex.

“Lo más importante es la familia”, apostilló Michelle Obama, quien desveló que no se sorprendió por las acusaciones de racismo que la esposa del príncipe Harry vertió contra la familia real.

Concretamente, la duquesa de Sussex aseguró que ciertos miembros de la familia real británica expresaron dudas sobre el color de piel que tendría su primer hijo con el príncipe Harry.

Asimismo, reveló que, durante su embarazo, tuvo pensamientos suicidas y afirmó que la Casa Real se negó a ayudarla.

Anteriormente, Markle presentó una queja formal ante el regulador británico de las telecomunicaciones (Ofcom) por los comentarios que lanzó sobre ella el periodista estrella Piers Morgan, uno de los rostros más conocidos de la televisión matutina del Reino Unido.

El responsable del programa Good Morning Britain se vio obligado a dimitir tras afirmar en directo que no creía “ni una palabra” del testimonio que ofreció Meghan en una entrevista con la estadounidense Oprah Winfrey.