Una menor decapitada por su padre en India, el país más letal para las mujeres

Mundo LR

larepublica_pe

07 Mar 2021 | 11:22 h
La Republica
Los riesgos que corre la mujer en India van más allá de la violencia sexual, según la Fundación Thompson Reuters. Foto: AFP

La Policía confirmó que el agresor se entregó en una dependencia cercana, adonde llevó los restos de la víctima. El caso subraya un problema endémico de violencia de género en la India.

La decapitación de una menor a manos de su propio padre pone en evidencia el rostro más misógino y letal de la India, el país más peligroso para las mujeres de acuerdo a la Fundación Thompson Reuters.

Anurag Vats, el superintendente de Policía del distrito de Hardoi (el estado de Uttar Pradesh), donde ocurrió el crimen machista, ha detallado que el agresor llevó los restos de la víctima a una dependencia cercana a la Policía y se entregó a las autoridades frente a cámaras de la TV hindú.

Según un informe de EFE publicado este jueves 4 de marzo, este estado de la India ha sido escenario frecuente de casos de violencia contra las mujeres, sucesos que han generado una gran indignación en todo el país.

A finales de febrero, tres jóvenes “intocables” o dalits, del escalafón más bajo del sistema de castas hindú, fueron envenenadas por un joven, causando la muerte de dos de ellas, después de que la mayor lo rechazara el día de San Valentín.

Un tribunal condenó en diciembre de 2019 a cadena perpetua a un parlamentario regional del BJP por la violación en Unnao dos años antes de una adolescente, en un caso en el que también murió el padre de la joven por la supuesta paliza de seguidores del político.

Ese mismo año, también en Unnao, otra mujer fue asesinada cuando se dirigía a testificar contra sus presuntos violadores.

Y el pasado septiembre, en el último caso en Uttar Pradesh que alcanzó una gran repercusión mediática en todo el país, una joven dalit fue agredida sexualmente en grupo. La joven moriría semanas después por las heridas en un hospital en Nueva Delhi y en plena noche fue trasladada a su pueblo, donde la cremó la Policía sin el consentimiento familiar ni la posibilidad de oficiar un velatorio.

Estos casos subrayan un problema endémico. Según los últimos datos de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2018 se denunciaron 33.977 violaciones en el país, de las cuales 2.957 fueron a mujeres de casta baja, más de 8 al día.

Los riesgos que corre la mujer en India van más allá de la violencia sexual, refiere la Fundación Thompson Reuters, que considera que el país asiático es también el más peligroso en relación con el tráfico humano; incluyendo esclavitud sexual y doméstica.

Como consecuencia, la fundación subraya el impacto económico de la violencia machista: “Al menos 20 millones de mujeres han dejado el trabajo en la tercera economía más grande de Asia desde 2005 debido, en parte, al maltrato [que sufren]”, recoge El País.