VIRUELA DEL MONO - Argentina confirma su primer caso sospechoso

AI condena “tortura” a princesa secuestrada por su padre, el emir de Dubái

Latifa Al Maktoum, una de las hijas del emir de Dubái, denunció que permanece retenida como “rehén” en una villa tras intentar huir del país en 2018 y afirmó que teme por su vida.

Amnistía se mostró a favor de que la ONU indicara que tratará esta cuestión con las autoridades emiratíes. Foto: EFE
Amnistía se mostró a favor de que la ONU indicara que tratará esta cuestión con las autoridades emiratíes. Foto: EFE
Agencia EFE

Este miércoles 17 de febrero, la organización Amnistía Internacional (AI) manifestó “preocupación extrema” por la seguridad de la princesa Latifa Al Maktoum, una de las hijas del emir de Dubái, que ha denunciado que es retenida como “rehén” en una villa tras haber intentado huir del país en 2018 y que teme por su vida.

En un comunicado, la directora adjunta de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Lynn Maalouf, expresó que los videos grabados en 2019 y difundidos este martes por la cadena BBC, en los que la princesa Latifa se declaró “rehén” y retenida contra su voluntad, son “escalofriantes”.

La hija de Mohammed bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubái, así como vicepresidente y primer ministro de Emiratos Árabes, grabó esos mensajes “durante varios meses” en secreto, pero las comunicaciones “se han detenido”, según la BBC.

“Latifa puede estar detenida en una jaula de oro, pero eso no cambia el hecho de que su privación de libertad es arbitraria y, dada su naturaleza prolongada, equivaldría a tortura. Ha sido sometida a un catálogo de violaciones de derechos humanos, incluido el secuestro, el retorno forzoso y la incomunicación durante casi tres años”, dijo Maalouf.

Asimismo, instó a Emiratos Árabes Unidos y a Dubái a que liberen “de inmediato” a la princesa de 35 años, que permanece bajo arresto domiciliario desde hace casi tres años después de que intentara, sin éxito, huir de su familia.

Amnistía aplaudió que la ONU haya manifestado que tratará esta cuestión con las autoridades emiratíes, que cerraron las puertas a los escrutinios de los expertos de Naciones Unidas en derechos civiles y políticos desde 2014, apuntó la nota.

El 24 de febrero de 2018, la princesa se subió a una lancha hinchable junto a Tiina Jauhiainen, que había sido su instructora de artes marciales, y navegaron hasta aguas internacionales, donde les esperaba un yate con bandera estadounidense.

Ocho días después, frente a las costas de la India, el barco fue asaltado por “comandos” que utilizaron granadas de humo, encañonaron a ambas mujeres y devolvieron a Dubái a Latifa, de la que no se había vuelto a saber nada hasta ahora, según el relato publicado por la BBC.

En 2019, las tensiones entre la familia del emir llegaron hasta los tribunales británicos, cuando la princesa Haya Bint Al Husein de Jordania, sexta esposa del millonario mandatario, viajó al Reino Unido y pidió protección para ella y dos de sus hijos.

En ese proceso, el Tribunal Superior de Inglaterra consideró probado, entre otros hechos, que el jeque y emir de Dubái “ordenó y orquestó el retorno obligado de su hija Latifa a la casa familiar” en dos ocasiones: junio de 2002 y febrero de 2018.