Abimael Guzmán - Crónica sobre el proceso de identificación y cremación de los restos del cabecilla terrorista
Selección peruana - La lista de convocados de Ricardo Gareca para la próxima fecha triple de las eliminatorias

Acusan a iglesia evangélica de vida lujosa y esposa del líder cierra sus redes

Los pastores de la iglesia australiana derrochaban altas sumas de dinero en lujosos restaurantes y autos, todo a costa del dinero de los fieles, según un informe del New York Post.

Cada pastor tenía sus propias tarjetas, además de las que entregaban a algunos de sus voluntarios a fin de que hicieran compras para ellos y para la iglesia, contaron exintegrantes de Hillsong. Foto: difusión
Cada pastor tenía sus propias tarjetas, además de las que entregaban a algunos de sus voluntarios a fin de que hicieran compras para ellos y para la iglesia, contaron exintegrantes de Hillsong. Foto: difusión
Mundo LR

La esposa de Joel Houston, actual líder de la iglesia evangélica australiana Hillsong, creada por los padres de este, decidió cerrar sus cuentas en redes sociales y portales web poco después de que se acusara a los pastores de esa comunidad de financiar sus fastuosos estilos de vida con el donativo de los feligreses.

De acuerdo con el periódico New York Post, a comienzos de febrero, la modelo brasileña Esther Houston, expastora de esa congregación, cerró su perfil de Instagram, donde contaba con más de 400.000 seguidores, así como su blog de modas MissWhoo y el sitio web de su marca de ropa Houston Graeff.

Su cuenta de Twitter está suspendida y las páginas de su biografía en la plataforma de Hillsong tampoco son accesibles. Ni Esther ni su esposo o la mencionada hermandad se han pronunciado ante las acusaciones, precisó el medio local.

Houston aparece en material publicitario de las actividades de la iglesia y, según fuentes citadas por New York Post, se ha beneficiado del reconocimiento internacional conseguido por esa institución para promover sus productos.

A fines del mes pasado, el diario estadounidense publicó un informe en el que afirmó haber contactado a extrabajadores de Hillsong. De acuerdo con sus declaraciones, los clérigos con frecuencia despilfarraban altas sumas de dinero en lujosos restaurantes, vestimenta, vehículos y otros propósitos, todo a costas del diezmo de sus fieles.

Aparentemente, esas compras se cubrían con tarjetas de débito recargables que utilizaban con libertad y cuyos fondos provenían de las aportaciones.

Cada pastor tenía sus propias tarjetas, además de las que entregaban a algunos de sus voluntarios a fin de que hicieran gastos para ellos y para la congregación, indicaron exintegrantes. Algunos de estos se encargaban de contar el efectivo recogido luego de cada ceremonia y de designar “equis cantidad de dinero” a cada tarjeta.

La iglesia Hillsong, cuestionada por ser ultraconservadora y anti-LGBTQ, se financia especialmente de las donaciones. Según documentos citados en la investigación, de los 12,7 millones de dólares que una de sus sedes en Estados Unidos ganó en 2019, el 88% provino de esas contribuciones.

De esa cantidad, más del 66% se destinó a gastos de personal y operativos. En su condición de organismo religioso, Hillsong está exento del impuesto sobre la renta en la nación norteamericana.