Francia: colegio pide a padres que no lancen a sus hijos sobre la reja si llegan tarde

Mundo LR

larepublica_pe

19 Nov 2020 | 10:08 h
Las autoridades de Francia están muy preocupadas por las malas prácticas de algunos padres impuntuales. foto EFE
Las autoridades de Francia están muy preocupadas por las malas prácticas de algunos padres impuntuales. foto EFE

Los directores de un colegio de Francia colocaron carteles en la entrada de la institución para erradicar esta práctica que pone en peligro la vida de los estudiantes.

Una mala costumbre ha despertado la preocupación de las autoridades estudiantiles de Francia. Los padres de familia del colegio Trillades, en la localidad de Avignon, han tomado la costumbre de lanzar a sus hijos por encima de la reja cuando llegan tarde.

Como la mayoría de colegios en el país galo, Trillades opta por cerrar las puertas una vez que se ha superado el horario de ingreso de los estudiantes, por lo que cualquier tardanza puede significar que pierdan el día y regresen a casa.

Ante ello, algunos padres de familia y apoderados han aprovechado el alto de la reja circundante de seguridad para descolgar a sus menores hijos con la esperanza que ningún profesor se dé cuenta de la jugarreta.

Sin embargo, las autoridades escolares han tomado conocimiento del peligroso hábito y ahora anuncian medidas sancionatorias que incluyen letreros bastante elocuentes para erradicar su práctica.

“Los padres que llegan después de que suene el timbre tiran a sus hijos, literalmente”, explicó la directora del colegio, Sanna Meziane, para el periódico británico The Times.

Por ello, los padres de los alumnos de esta escuela se encuentran ahora a su llegada con carteles que señalan que debe evitarse este tipo de comportamientos. “No lances a los niños por la verja”, señala uno de ellos directamente.

“Cuando llegues tarde, vuelve a las 10:00 o a las 15:00 horas”, apunta otro de los carteles.

Con estos mensajes el colegio pretende poner fin a este fenómeno a la vez que incentiva a los progenitores para que sean más previsores y no lleven tarde a sus hijos, sobre todo ante el riesgo que puede suponer lanzarles por encima de una verja de más de dos metros de altura para que acudan a clase.