LO ÚLTIMO - Pedro Castillo tomó juramento a integrantes del gabinete ministerial de Guido Bellido
AHORA - Guido Bellido: los cuestionamientos al nuevo titular de la PCM

Comisión de transición de Bolivia acusa a Jeanine Áñez de operar “solo para su bolsillo”

Mundo LR

Portavoz de la comisión aseguró que con la información que recibieron lograron corroborar "el año de caos" que vivió Bolivia. Foto: AFP
Portavoz de la comisión aseguró que con la información que recibieron lograron corroborar "el año de caos" que vivió Bolivia. Foto: AFP

La información recibida por el Gobierno interino comprueba “un año de robo” al país del altiplano, de acuerdo al líder de la delegación presidencial.

Publicidad

La Comisión de Transición Presidencial de Bolivia, que planifica el traspaso de poder al mandatario electo Luis Arce, reveló este viernes 6 de noviembre las condiciones en las que el Gobierno de facto dirigido por Jeanine Áñez entrega el mando, después de casi un año de gestión.

“Ha sido gente que ha operado solo para su bolsillo, ha sido gente que solamente ha pensado en ellos, en robar”, sostuvo, en conferencia de prensa, Wilfredo Chávez, quien encabeza la comisión.

El funcionario defendió esta afirmación con la información que ha recibido de algunas entidades visitadas por la comisión, y que quedará plasmada en el reporte que será entregado a Arce tras su envestidura, programada para el próximo domingo 8 de noviembre.

El objetivo de ese documento es que el presidente entrante “tome decisiones inmediatas con relación a las urgentes necesidades que tiene el Estado”, señaló el portavoz del grupo.

Según Chávez, los miembros de la delegación de transición fueron “maltratados” durante sus actividades, previas a la toma de posesión de Arce.

“Hemos notado un irrespeto absoluto a la comisión, solo en algunos despachos hemos tenido la presencia de los ministros y viceministros, en los demás han sido autoridades menores”, subrayó.

Sin embargo, afirmó que con la averiguación que recibieron consiguieron corroborar “el año de caos” que atravesó Bolivia después del golpe de Estado contra Evo Morales. En sus declaraciones, la administración de Áñez se traduce en “un año de robo”.

El representante sostuvo que el Gobierno interino se jactó de haber dejado 17.000 millones de bolivianos (2.500 millones de dólares) en las arcas del Estado. No obstante, indicó que lo que han logrado es una “deuda flotante” y una nación casi “en ruinas”.