Servicio Postal reconoce retrasos en la entrega del voto por correo en Estados Unidos

Mundo LR

larepublica_pe

03 Nov 2020 | 4:23 h
Este martes 3 de noviembre Estados Unidos elige entre Trump y Biden. Foto: AFP
Este martes 3 de noviembre Estados Unidos elige entre Trump y Biden. Foto: AFP

Se han tardado más de lo previsto en trasladar los votos a estados claves, como Míchigan o Georgia, donde todas las papeletas que lleguen después de la jornada electoral no serán contadas.

El Servicio Postal de Estados Unidos (EE. UU.) reconoció que están transportando un número inferior de votos por correo al que estaba previsto para poder ser contabilizados en algunos de los estados clave, los llamados a decidir quién ganará entre el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden.

De acuerdo a la cadena local CNN, que cita archivos judiciales, el proceso de transporte de los votos es inferior a lo previsto en estados bisagra como Georgia, Míchigan, New Hampshire o Wisconsin, donde todas las papeletas que lleguen después de la jornada electoral no serán contadas.

Los responsables del Servicio Postal han justificado las demoras en el reparto por la falta de personal producto de las medidas tomadas en Estados Unidos ante el coronavirus SARS-CoV-2.

Promedio de sondeos de RealClearPolitics de cara a la elección presidencial estadounidense el 3 de noviembre. Infografía: AFP

El voto por correo se ha vuelto un tema relevante en las elecciones en EE. UU., debido a la pandemia millones de personas han tomado esta opción y ya se han batido récords. Las estimaciones apuntan a que la mayoría de ese grupo ha respaldado a los demócratas.

US Election Project, una fuente sobre los comicios en el país, enumera en 64,5 millones los votos por correo, del total de más de 100 millones de estadounidenses que han decidido votar de forma anticipada, antes de que este martes 3 de noviembre culmine el proceso.

El candidato republicano Donald Trump ha denunciado que puede haber un fraude electoral por el voto por correo e incluso intentó boicotearlo, pero en setiembre un juez del estado de Washington ordenó detener de manera temporal los cambios que el actual mandatario había implementado en el Servicio Postal.