Sin los servicios de luz y gas quedó la sede de la embajada de Francia en Caracas

14 May 2020 | 0:48 h
Fachada de la embajada de Francia en Caracas. Foto: Difusión.
Fachada de la embajada de Francia en Caracas. Foto: Difusión.

Las autoridades francesas esperan que se pueda restablecer el funcionamiento normal de la sede diplomática en un país sumido en la peor de las crisis, acentuada desde que Nicolás Maduro está en el poder.

Francia convocó este miércoles al embajador venezolano en París para expresarle su condena a los obstáculos que, según afirma, están poniendo las autoridades venezolanas al buen funcionamiento de su representación diplomática en Caracas.

El Ministerio francés de Exteriores expresó en un comunicado la condena “a las medidas tomadas en los últimos días que afectan al funcionamiento normal” de sus representantes. “Esas medidas son contrarias a la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas”, indicó la nota.

PUEDES VER Argentina: nieto viola la cuarentena por el coronavirus y amenaza a sus abuelos

En la calle en la que se encuentra la residencia del embajador francés en Caracas se han instalado desde principios de mayo controles de seguridad “inéditos”, la electricidad fue cortada el 3 de mayo y el gas también “en los últimos días”, destacó el diario “Le Monde” este miércoles.

Romain Nadal, embajador de Francia en Caracas. Foto: Difusión.

Normalmente las interrupciones de corriente suelen durar horas, añadió la publicación, que destacó que las autoridades locales no han intentado corregir la situación “pese a los múltiples intercambios mantenidos” para solucionarla.

“Las autoridades francesas esperan que se ponga fin sin demora a esas medidas para restablecer el funcionamiento normal de nuestra representación diplomática”, concluyó su nota, que destaca que el embajador venezolano fue recibido esta tarde en el Ministerio galo de Exteriores.

PUEDES VER Ecuador evalúa reanudar vuelos nacionales e internacionales en junio

La Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas, que entró en vigor en 1964, establece que el Estado acreditario debe ofrecer todas las facilidades para el cumplimiento de las funciones de la misión diplomática.

Video Recomendado

Lazy loaded component