El drama de una pareja que tuvo 13 abortos involuntarios y no pueden tener hijos [FOTOS]

El drama de una pareja que tuvo 13 abortos involuntarios y no pueden tener hijos. Foto: The Sun.

Una mujer comentó de manera cronológica todos sus intentos fallidos por quedar embarazada, su salud mental comenzó a desmejorar pero el apoyo de su esposo ha sido fundamental. Los doctores no determinaron la razón de sus abortos espontáneos.

Mundo LR
03 Feb 2020 | 7:49 h

La historia de unos esposos provenientes del Reino Unido, en sus numerosos intentos por convertirse en padres, no tiene un final feliz. Luego de 13 abortos involuntarios, el sueño de tener un hijo ha tenido un devastador desenlace.

JO Halsey, 47 años, y su esposo Mark (48), son de la ciudad de Hull, Reino Unido. Ellos han contado la angustia que pasaron. “Perder un hijo no debería ser tabú”, expresaron.

Jo y Mark se han mantenido juntos pese a las adversidades que han tenido que pasar para poder tener hijos. Foto: The Sun.

PUEDES VER Brexit: ¿Qué significa para la Unión Europea y nuestros socios?

Jo ha comentado en una entrevista difundida por The Sun, que desde joven siempre le gustaron los niños y que trabajó como niñera durante años. “Al crecer siempre amé a los niños, trabajé como enfermera de maternidad en el hogar cuidando a recién nacidos”, detalló.

Confesó que conoció a su actual esposo en un sitio web de citas y rápidamente se enamoraron. Se casaron en 2018 y desde ese momento comenzaron a tratar de tener un bebé. Luego en octubre de ese mismo año, en plena luna de miel, una prueba de embarazo dio positiva. Sin embargo, seis semanas después comenzó a sangrar.

Describió que su médico de cabecera confirmó que estaba embarazada de gemelos y le dijo que debía tomar reposo absoluto. “Fue horrible ese momento, pero debido al riesgo, decidimos tener solo uno”, indicó.

En enero de 2009 quedó embarazada nuevamente. “En tan solo tres semanas de gestación volvía a abortar. Posteriormente, una vez más lo intentamos, quedé en estado y es allí que decidimos contarle a nuestros padres, quienes estaban muy emocionados. Pero no puedo negar que me atemorizaba ver la sangre cada vez que iba al baño”, dijo.

Un nuevo embarazo llenaba de esperanzas a Jo y a su esposo Mark. Se trataba de una nueva gestación de gemelos pero murieron cuando llegó a la semana número 28. Se llamaban Oliver y Benjamin.

“Cuando comenzó el dolor, me culpé a mí misma, ya que los médicos no tenían respuestas sobre por qué mis bebés seguían muriendo", sostuvo la fémina.

En 2010 queda en estado nuevamente, pero lamentablemente Jo tiene un aborto espontáneo. En ese momento, los médicos dieron esperanza y los invitaron a que siguieran intentándolo.

Siguieron trabajando con ese firme propósito de convertirse en padres pero en el año 2011 tuvieron dos abortos. Jo se sintió devastada y su salud mental comenzó a desmejorar, mientras la rutina de los abortos se volvía normal en su vida.

PUEDES VER Fallece mujer con cáncer terminal minutos antes de casarse con su novio de la infancia [FOTOS]

“Cuando perdí a nuestro octavo bebé, a menudo me sentía suicida y me separé de mis amigos después de que uno hizo un comentario irreflexivo de que ‘al menos podría quedar embarazada fácilmente’. Mark me ayudó a superar todo, ya que era la única persona que entendía. Durante varios meses, apenas salí de la casa aparte de ver a mi consejero", manifestó.

Jo nunca se dio por vencida

Años posteriores, Jo tuvo sus abortos número: 11,12 y 13. Confesó que aunque sentía que había llegado la hora de rendirse, su corazón no lo aceptaba. Pese a todas las pruebas a las que se sometió, los doctores no hallaban la razón por la cual se producían sus abortos espontáneos.

A sus 47 años, advierte que sus posibilidades de quedar embarazada son escasas pero continúan utilizando métodos anticonceptivos. Dijo que en el proceso que vivieron con cada pérdida temía que su matrimonio acabara.

“Todavía siento que le he fallado a Mark, aunque sé que él nunca me dejaría. Es difícil para nosotros ver a amigos tener hijos, pero me encantan los bebés de los miembros de mi familia y mi ahijada Willow, de cinco años”, precisó Jo.

En tanto, su esposo Mark temía en que ella se quitara la vida por todo lo que había pasado.

PUEDES VER La demanda de una anciana cuya vecina dejó un juguete sexual sucio en la puerta de su casa

“He aceptado que no seré padre pero tenemos a Willow, nuestra ahijada, y muchos hijos de nuestros amigos que nos ven como tíos”, manifestó el esposo de Mark, quien ha sido gran apoyo para ella.

A Jo Halsey siempre le gustaron los niños. Foto: The Sun.

La pareja proveniente de Reino Unido, no descarta la adopción, pero todo se ha puesto cuesta arriba, debido a que Jo ha desarrollado ataques epilépticos.

“La gente lucha por hablar sobre la pérdida de bebés y reconocer la pérdida, pero solo quiero que nuestros hijos sean recordados. Perder un hijo no debería ser un tabú”, concluyó Jo.

Video Recomendado

Lazy loaded component