Aparecen objetos extraños cerca al agujero negro del centro de la Vía Láctea

Mundo LR

larepublica_pe

16 Ene 2020 | 4:34 h
"Objetos G" alrededor del agujero negro supermasivo Sagitario A | Ilustración: Anna Ciurlo, Tuan Do/UCLA Galactic Center Group
"Objetos G" alrededor del agujero negro supermasivo Sagitario A | Ilustración: Anna Ciurlo, Tuan Do/UCLA Galactic Center Group

Un grupo de científicos, en Estados Unidos, está contrariado al observar cómo se comportan ciertos cuerpos raros que merodean cerca del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea.

Astrónomos involucrados en la Iniciativa de Órbitas del Centro Galáctico de la Universidad de California en Los Ángeles, en Estados Unidos, hallaron objetos extraños en el espacio, cuyas órbitas danzan alrededor del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, Sagitario A*. La investigación se publicó en la revista académica Nature.

Andrea Ghez, coautora de este impactante descubrimiento científico, afirmó que dichos objetos parecen ser manchas de gas o inclusive estrellas. Lo que más causa zozobra entre la comunidad de expertos es la capacidad de estos cuerpos en cambiar sus formas: se compactan casi todo el tiempo y se estiran cuando están cercanos al centro de nuestra galaxia.

PUEDES VER El choque de estrellas más violento del Universo ha originado un agujero negro

Tomando en cuenta los antecedentes, en 2005, Ghez y sus colegas de identificaron a un G1, nombre que le acuñaron a un objeto inusual. Más tarde, en 2012, los astrónomos bautizaron a otra anomalía como G2, el cual se dirigió al agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia. La también profesora en la Universidad de California (UCLA) cree que G2 eran dos estrellas fusionadas.

En el centro de la Vía Láctea es donde se encuentra el agujero negro supermasivo Sagitario A*. | Fuente: NASA

“Lo habíamos visto antes (a G2), pero no nos llamó la atención hasta que se acercó al agujero negro y empezó a alargarse, y gran parte de su gas se desgarró. Pasó de ser un objeto anodino, cuando estaba lejos del agujero negro, a otro muy estirado y distorsionado a medida que se aproximaba, llegando a perder su capa exterior. Y ahora se está volviendo compacto nuevamente”, aseguró la experta en Astronomía y Física.

PUEDES VER Descubren en Japón un microbio capaz de explicar el origen de la vida compleja en la Tierra [FOTO]

Cuando una estrella se acerca demasiado a un agujero negro, hay dos posibilidades: ser tragada casi en su totalidad o ser estirada mientras las mareas gravitatorias (fuerza de gravedad del agujero negro) desgarran su material.

Como complemento a la información de Ghez, Mark Morris, otro responsable de la iniciativa, dijo: “Una de las cosas que más nos ha entusiasmado de los objetos G es que todo el material que las mareas gravitatorias les arrancan a medida que se acercan a Sagitario A* tendrán que caer por fuerza en el agujero negro”.

“Y cuando esto suceda, podría dar lugar a un impresionante espectáculo de fuegos artificiales, ya que el material tragado por el agujero negro se calentará y emitirá abundante radiación antes de desaparecer tras el horizonte de sucesos”, añadió el astrofísico, según ABC Ciencia.

Andrea Ghez en una conferencia de TED: La búsqueda de un agujero negro supermasivo | Fotocaptura: TED

Los nuevos objetos G

En el artículo lanzado por Nature, los investigadores declaran que existen los G3, G4, G5 y G6; no obstante, sus comportamientos orbitales son disimiles respecto a los ejemplares G1 y G2.

Andrea Ghez, por su parte, dijo que los objetos son estrellas binarias que se fusionan en una sola, debido a la atracción gravitatoria del agujero negro supermasivo. Sin embargo, no es un proceso normal en el universo, pues aquella mezcla duraría más de un millón de años.

Para la indagadora, la fusión de estrellas podría ser frecuente, algo que los científicos podría estar dejando pasar. Aquí los agujeros negros asumen el papel protagónico.

“Estamos aprendiendo cómo funcionan las galaxias y sus agujeros negros. Y la forma en que las estrellas binarias interactúan tanto entre sí como con el agujero negro es muy diferente a cómo lo hacen las estrellas individuales”, finalizó.