Pablo Iglesias (Podemos), Santiago Abascal (Vox), Pablo Casado (PP) y Pedro Sánchez (PSOE).
Pablo Iglesias (Podemos), Santiago Abascal (Vox), Pablo Casado (PP) y Pedro Sánchez (PSOE).

España vota hoy bajo la sombra de la ultraderecha

Incertidumbre. Nuevamente, los españoles, desde las urnas, intentarán dar su respaldo para formar gobierno. Sondeos pronostican un triunfo de los socialistas del PSOE. ¿Será suficiente?

La República
10 Nov 2019 | 5:51 h

EFE y AFP

Los candidatos a gobernar España cerraron este viernes la campaña electoral con llamadas a la movilización y apelando en muchos casos al miedo para arañar todos los votos posibles ante la incierta cita con las urnas de este domingo.

Los españoles aguantaban la respiración, en vísperas de unas elecciones legislativas que serán las cuartas en cuatro años y las segundas en 2019, en un nuevo intento de salir del bloqueo político y bajo la sombra de posibles desórdenes independentistas en Cataluña.

PUEDES VER Rey Felipe VI no propone candidato y se abre el camino a nuevas elecciones en España

Tanto el gubernamental Partido Socialista (PSOE) como el conservador Partido Popular (PP) recurrieron al miedo al ascenso de la ultraderecha representada por el partido Vox, que según los sondeos puede llegar a doblar el número de escaños en estos comicios.

Hoy, 37 millones de españoles están convocados a las urnas por segunda vez este año, después de los comicios del pasado abril, de los que salió un parlamento fragmentado en cinco grandes grupos que no consiguieron llegar a ningún tipo de acuerdo para gobernar.

Los electores podrán elegir entre múltiples candidaturas, aunque las que tienen más opciones son el gubernamental PSOE (socialistas), PP (conservadores), Ciudadanos (liberales), Unidas Podemos (coalición de izquierda) y Vox (ultraderecha), a los que se suman los partidos nacionalistas y regionalistas y una nueva formación de izquierda, Más País, surgida de disensiones en Podemos.

PUEDES VER Conmoción tras las urnas: dos hombres mueren mientras ejercían su voto en España

Aunque en las elecciones de abril pasado hubo una participación del 75,75 %, la más elevada en muchos años, para este domingo las encuestas apuntan a una mayor abstención y muchos indecisos.

Derecha en avance

Aunque en España está prohibido publicar encuestas desde el pasado lunes, de forma no oficial se siguen haciendo y los últimos sondeos indican una subida de hasta el 15 % de Vox, mientras que el PSOE, ganador de las elecciones del pasado mes de abril con 123 diputados de los 350 de la Cámara, igualaría sus resultados o podría perder algunos escaños.

Al margen del posible ascenso de Vox, la formación de izquierdas Unidas Podemos (UP) fundamentó sus últimos alegatos de campaña en el temor a una gran coalición PSOE-PP, mientras que los liberales de Ciudadanos (C’s), a quienes las encuestas auguran una debacle electoral, se presentaron como el partido dispuesto a desbloquear la formación de un nuevo Ejecutivo.

PUEDES VER Decepcionados tras las elecciones, militantes del Vox saludan “revolución” en España

La gran mayoría de las encuestas apunta a un hundimiento de los liberales de Ciudadanos (C’s) y que muchos de sus escaños pasarían a pasar al ultraderechista Vox, que subiría en votos y escaños gracias a cuestiones como el independentismo en Cataluña.

Esta subida podría catapultar a Vox como el tercer partido con más diputados. Sería algo inédito en la vida política española.

Una estimación del diario El País de España, en su sitio web, dice que el PSOE rondaría los 117 diputados, seguido de PP (92), Vox (46), Unidas Podemos (35) y Ciudadanos (18). Para gobernar con mayoría absoluta son necesarios 176 escaños.

PUEDES VER Las primeras palabras de Pedro Sánchez tras el triunfo del PSOE en las elecciones de España

Contexto económico

El contexto de estas elecciones es diferente de las de abril 2019 no solo por la violencia en Cataluña sino también por la ralentización económica.

Aunque España sigue teniendo un crecimiento económico superior al de la zona euro, todos los indicadores apuntan a una ralentización y las cifras divulgadas esta semana: enfriamiento del empleo y reducción por la Comisión Europea de la previsión del crecimiento del PIB (cuatro décimas menos, hasta el 1,9 %) resaltan esa idea.

Los analistas económicos coinciden en que el riesgo de una recesión grave es muy bajo o casi nulo, pero siguen sin sanar muchas de las heridas sociales que dejó la grave crisis que comenzó en 2008.

Video Recomendado