Lazy loaded image

Vejaciones y manipulaciones por una secta: nuevos detalles sobre la familia que vivió nueve años en un sótano

En los años 80, Gerrit-Jan van D, padre de las seis personas, ingresó a una secta holandesa, pero tiempo después dejó de asistir para presuntamente haber formado la suya.

Mundo LR
19 Oct 2019 | 9:45 h

Privación de libertad, abusos y hasta el lavado de cerebro por una secta millonaria son algunos delitos que encierran la trama de la familia holandesa que fue retenida durante nueve años en una finca aislada en el país europeo.

Los acusados son Josef B. y Gerrit-Jan van D., quienes fueron detenidos por la Policía de Holanda el último lunes y jueves, respectivamente. Ambos fueron retenidos porque existen pruebas de que los seis menores de edad -en aquel entonces- no estaban allí por su propia voluntad.

PUEDES VER: Josef ‘el austriaco’, el gurú que convenció a una familia a esconderse del juicio final

Roger de Groot, alcalde de la localidad holandesa de Wolden, precisa que ni el padre, ni sus hijos se han empadronado. Por ello, ninguna escuela de la región conocía de su existencia, ni mucho menos Gerrit -Jan van D se tomó la molestia de solicitar una autorización para que estudien en casa, herramienta legal en el país.

Finca en Holanda

Las autoridades desconocen si es que entre el 2010 hasta el presente año algunos de los familiares secuestrados tuvieron relación con la sociedad. Pero lo que estremece aún más es el caso es la versión de Joan van Dijk, el vecino más próximo a la finca, quien asegura haber “escuchado a los niños, pero nunca” los vio ni salieron del corral.

Otros vecinos afirman no haber visto nunca a los hijos de su padre, y hasta juran no haber sabido jamás de su existencia. En esa línea, el vecindario creía que el padre holandés la única persona que ocupaba el lugar. Janny Knol, subidrectora de la Policía del Norte de los Países Bajos, explica que las otras siete personas enrolladas en la investigación, a excepción de Josef B, “aseguran ser familia entre ellos y que su madre falleció en 2004”.

Finca holandesa

Mientras tanto, las seis víctimas están siendo interrogados desde el pasado lunes. Sin embargo, la Policía holandesa afirma que “están lidiando con una situación excepcional, pues han vivido todos juntos, pero separados de la sociedad y conversar con ellos no es fácil”.

A esas investigaciones del pasmoso caso en Holanda se suma la teoría si ciertas creencias de fe e idiosincrasias han llevado a la situación de vida en la que estaban los en esos entonces jóvenes. Esta hipótesis toma fuerza porque Willem Koetsier, un portavoz de la Iglesia de la Unificación en Ámsterdam, confirmó que Gerrit-Jan van D ingresó a la ‘Secta Moon’ en la década de los 80. Además, afirmó que cuando el padre dejó la iglesia, habría sido para formar su propia secta, algo habitual, pues según el portavoz “los miembros de la ‘Secta moon’ no se esconden de la sociedad así”.

Video Recomendado

Lazy loaded component
Lazy loaded component