La Cicciolina: una leyenda del cine para adultos que ahora vende sus cosas para sobrevivir [FOTOS]

22 Sep 2019 | 18:05 h
Hoy, con 67 años, La Cicciolina atraviesa una crisis económica que la obligó a vender algunas de sus cosas. Foto: Difusión

Elena Anna ‘Ilona’ Staller revolucionó en la política de Italia tras convertirse en la primera actriz porno en llegar al parlamento, sin embargo, hoy está en consumida en la bancarrota.

Elena Anna ‘Ilona’ Staller, conocida más como La Cicciolina, es una mítica estrella del cine para adultos, que supo ganarse un lugar dentro de la política de Italia y cuya imagen, trasciende en el tiempo.

La mujer, caracterizada por su cabello rubio y una voluptuosa figura, marcó un hito en la historia del país europeo cuando se convirtió en parlamentaria por el Partido Radical, en el año 1987.

PUEDES VER ¿Cambiará de rubro? Pornhub hará novedosa presentación de arte

“Traje una nueva ola al Parlamento y, más que políticamente, fue importante para la revolución conductual y sexual”, comentó en una entrevista, según el medio RTV. Y es que, luego de ser la primera actriz porno en ocupar un cargo político, su imagen se convirtió en un ícono de la sociedad del siglo pasado.

La Cicciolina se convirtió en la primera actriz de cine para adultos en llegar a un cargo político en Italia. Foto: Difusión

Uno de sus pasajes más recordadas como funcionario patrio, fue cuando indicó que tendría relaciones sexuales con Saddam Hussein, líder de Irak en la naciente guerra del Golfo, con el fin de detener el conflicto armado.

Tras su paso como parlamentaria de Italia, La Cicciolina volvió al rubro artístico y se ganaba la vida apareciendo en algunas cintas televisivas o producciones cinematográficas.

Lazy loaded component

Con el paso de los años, se fue apagando su estela. En una entrevista a la revista Vanity Fair, la mujer de 67 años, confesó que no atraviesa su mejor momento, ya que las deudas la obligaron a tomar decisiones drásticas.

La Cicciolina contó que no tiene ahorros, pese a su amplia trayectoria, y tuvo que vender algunas de sus cosas para poder afrontarlas, como su traje con los colores de la bandera italiana que la catapultó en su tiempo de política, o el departamento en el que llegó a tener un tigre de bengala como mascota, así como algunas de sus prendas íntimas.

PUEDES VER El ‘excéntrico’ funeral de “La Emperatriz del Ántrax”: hijos menores estuvieron presentes

Incluso oferta su compañía en las redes sociales, pero no incluye encuentros sexuales.

“Hago el amor en casa conmigo misma, los hombres ya ni siquiera lo intentan conmigo. Soy una mujer como todas. No quiero uno que pruebe a La Cicciolina y luego desaparezca. Quiero una persona seria, alguien que me quiera", finalizó la ex actriz del cine para adultos.

Video Recomendado

Lazy loaded component