Papa Francisco firmó orden para que religiosos denuncien abusos sexuales inmediatamente

Jose Senepo
9 May. 2019 | 08:42h

De esto trata "Vos estis lux mundi", la nueva orden firmada por el papa Francisco para condenar y combatir los abusos sexuales dentro de la Iglesia católica.

El papa Francisco firmó una orden en la que se obliga a todos los miembros de la Iglesia católica a denunciar cualquier presunto caso de abuso sexual que involucre al clero. 

Esta normativa publicada en el Vaticano el último jueves permitirá también establecer el procedimiento a seguir en las diócesis y exigir celeridad en las investigaciones preliminares.

PUEDES VER Por primera vez en la historia de la Iglesia, una mujer podría dirigir un ministerio del Vaticano

"Vos estis lux mundi", es el nombre del documento firmado por el papa Francisco. En español quiere decir "Ustedes son la luz del mundo".

Además, la normativa del Vaticano exige también a todas las diócesis del mundo crear un sistema accesible para realizar denuncias de forma protegida y asistida. El plazo máximo es hasta antes de junio de 2020.

Esta ley "Vos estis lux mundi" es una de las medidas concretas tomadas por el máximo representante de la Iglesia católica en el mundo luego del histórico encuentro contra la pederastia llevada a cabo en febrero de este año con los representantes de todas las Conferencias episcopales en el Vaticano

PUEDES VER Papa Francisco asegura que la biblia "no es para estudiar"

El artículo uno de esta normativa firmada por el papa Francisco será aplicada a todos los delitos en los que "se obligue a alguien, con violencia o amenaza o mediante abuso de autoridad, a realizar o sufrir actos sexuales; realizarlos con un menor o con una persona vulnerable; producir, exhibir, poseer o distribuir, incluso por vía telemática, material pornográfico infantil".

Esta normativa no incluye penas ni nuevos delitos, pues se rigen dentro del margen del derecho canónico. Sin embargo, establecen los procedimientos a seguir.

Francisco resaltó que los religiosos tienen la "obligación de informar al un obispo o al superior religioso" y esto no "interfiere ni modifica ninguna otra obligación de informar que a las autoridades civiles competentes".