Mundo

La historia del fisicoculturista que murió "sin poder alzar una bolsa de basura” [FOTOS]

La Republica

Saman-Jon Shamsaee murió a causa de una enfermedad que aniquiló sus articulaciones y por su adicción a las drogas. Su salud mental se deterioró al punto que intentó suicidarse en reiteradas ocasiones. 

Saman-Jon Shamsaee, un conocido fiscoculturista británico, murió a causa de una enfermedad que aniquiló sus articulaciones al punto que no podía levantar una bolsa de basura. Su cuerpo fue descubierto por su madre, Debbie, quien culpó a los servicios de salud mental por fallar en su lucha.

Saman, de 31 años, conocido por muchos como Shammy, también tomó una dosis letal de fentanilo, un narcótico más potente que la morfina, y fue encontrado en el sofá de su casa, ubicada en Arram, cerca de Beverley (Inglaterra). La sobredosis le produjo asfixia y, tras ella, la muerte.

PUEDES VER Asesinato de famosa fisicoculturista en Honduras conmociona a ciudadanos

Los amigos y familiares del campeón en fisicoculturismo recordaron que era un “tipo amable” y que “ayudó a muchas personas sin hogar”.

Desde su adolescencia, Saman se obsesionó con el ejercicio físico y empezó a consumir esteroides para mejorar su estética. Años después, se convirtió en entrenador personal y trabajó en un gimnasio.

En 2012, se separó de su novia, se rompió los ligamentos de las rodillas y entonces su mundo empezó a derrumbarse. Los médicos le colocaron en una pierna ortopédica y muletas, le recetaron medicina para ayudarlo con el dolor y él empezaba a librar una batalla contra su adicción a las drogas y el alcohol.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Saman Jon Shamsaee (@samanjonshamsaee) el

"Ya no podía ir al gimnasio y mantenerse en forma, y ​​eso no ayudó a su salud mental. Su salud mental se deterioró. Intentó suicidarse y comenzó a beber mucho. Tomó drogas y bebió como un escape de su vida debido a sus lesiones y la ruptura de su relación con su expareja", contó su afligida madre.

Los médicos le diagnosticaron trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en 2013 y Saman asistió a centros de rehabilitación, pero en 2016 se vio obligado a abandonar la universidad para siempre y regresar a la casa de su madre, en Beverley (Inglaterra), para obtener la ayuda que necesitaba.

"Pasaba mucho tiempo en su habitación y él no tenía muchos amigos en este momento. No quería salir en público y luché para levantarme porque no tenía energía. Lo vi tan débil que ni siquiera podía levantar una bolsa de basura".

Tras su muerte, docenas de tributos llegaron a Facebook. Sus amigos lo describen como dueño de un "corazón de oro".

"Siempre ayudaba a otras personas, pensaba en los demás antes que en sí mismo. Mi vida ha cambiado completamente desde su muerte y no pasa un día sin que piense en él. Lo extraño mucho”, finalizó su madre.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Saman Jon Shamsaee (@samanjonshamsaee) el