Por primera vez en América: Uruguay tendrá fábrica de bolsas que se convierten en abono

En el agua: se disuelven. En la tierra: se convierten en abono. Uruguay contribuye en la lucha contra la contaminación que intensifica el calentamiento global.

En el agua: se disuelven. En la tierra: se convierten en abono. Uruguay contribuye en la lucha contra la contaminación que intensifica el calentamiento global.

La primera planta de producción de biopolímeros en América se halla en territorio uruguayo. La empresa “No soy de plástico” fabricará bolsas biodegradables y eligió a la ciudad de Canelones como centro de operaciones.

La peculiaridad de estas bolsas es su condición de ser absolutamente biodegradables. Ello porque se disuelven en el agua caliente a 80° C y en la tierra se convierten en abono. El océano también se halla a salvo de su presencia, puesto que se desintegran ante el contacto del agua marina.

Así, estas bolsas son 100% orgánicas, 100% compostables y no son tóxicas para ningún ser vivo.

Según la empresa ya ha recibido la autorización de la Intendencia de Canelones para abrir la planta y evalúa el punto exacto donde se instalará la fábrica.

En agosto de este año, Uruguay promulgó la ley que declara de interés general el uso sustentable de bolsas plásticas. La medida busca prevenir y reducir el impacto ambiental que se origina por el uso de las bolsas de plástico, por ello busca estimular el reúso y reciclaje de estos productos a la vez que promueve el uso de materiales biodegradables en su fabricación.

Con esta medida, Uruguay lidera en la región la lucha frontal contra el uso de bolsas plásticas. Así, la ley  prohíbe la fabricación, importación, distribución, venta y entrega, a cualquier título, de las bolsas plásticas que no sean compostables o biodegradables. Están incluidas en la prohibición las bolsas finitas, de origen chino generalmente, que suelen usarse en las ferias.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO