Cruzada antiterrorista de EE.UU. mató a 250.000 civiles en Irak, Afganistán y Pakistán

Estudio reveló que gracias a la “guerra contra el terrorismo” emprendida por EE.UU. tras el atentado del 11-S miles de civiles murieron violentamente.
 

Estudio reveló que gracias a la “guerra contra el terrorismo” emprendida por EE.UU. tras el atentado del 11-S miles de civiles murieron violentamente.
 

La política antiterrorista de Estados Unidos ha sido blanco de críticas en diversas ocasiones. A pesar de ello, Washington siguió insistió en su intervención a Irak, Afganistán y Pakistán tras los atentados del 11 de setiembre del 2001. Este jueves un informe reveló que su cruzada contra el terrorismo desencadenó la muerte de 250.000 civiles en dichos países.

Tal fue la conclusión de un estudio del Instituto Watson de Asuntos Internacionales y Públicos, de la Universidad de Brown (EE.UU.). El documento precisa que entre 182 272 y 204 575 civiles han perdido la vida en Irak, 38 480 en Afganistán y 23 372 en Pakistán.

Los atentados del 11 de setiembre cobraron la vida de, al menos, 3000 personas. Así, Estados Unidos justificó sus invasiones en Afganistán, semanas después de los ataques, y en Irak, en 2003.

Medio millón de muertos entre civiles y fuerzas de seguridad

El Instituto Watson evalúa el número total de muertos entre 480.000 y 507 000 personas —incluidos además de civiles, insurgentes, policías y fuerzas de seguridad locales y tropas estadounidenses y aliadas—. Sin embargo, señala que la cifra podría ser más alta en la actualidad.

Este número muestra un incremento de más de 110.000 respecto al último conteo, estimado hace dos años en agosto de 2016, destaca la institución académica.

“Aunque la guerra contra el terrorismo es a menudo pasada por alto por el público estadounidense, la prensa y los legisladores, el aumento en el número de muertos registrados indica que, lejos de disminuir, esta guerra sigue siendo intensa”, se lee en el informe.

El número de civiles muertos podría ser mayor

Neta Crawford, la autora del informe, sostiene que muchos de los muertos reportados por las fuerzas locales y estadounidenses como milicianos, en realidad, pueden haber sido civiles. “Quizás nunca sepamos el total de muertes directas en estas guerras”, lamentó.

En un estudio anterior, la Universidad Brown analizó los gastos directos e indirectos de las guerras lanzadas por Washington en Irak, Afganistán, Pakistán y Siria y estimó el costo en unos 3.6 billones de dólares entre 2001 y 2016.
 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO