Manafort, el gran problema para Trump, se declara culpable y acepta colaborar

La trama rusa. Lo que revele puede ser explosivo. Paul Manafort, exjefe de la campaña electoral de Trump, aceptó su culpabilidad en la conspiración contra EEUU por fraude y obstrucción a la justicia. Fiscal especial R. Mueller se anota una victoria.

La trama rusa. Lo que revele puede ser explosivo. Paul Manafort, exjefe de la campaña electoral de Trump, aceptó su culpabilidad en la conspiración contra EEUU por fraude y obstrucción a la justicia. Fiscal especial R. Mueller se anota una victoria.

El País, AFP

La pesadilla se agrava para Donald Trump. Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente estadounidense, se declaró culpable de dos de los cargos en su contra por sus negocios políticos en Ucrania y aceptó cooperar con Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la injerencia rusa en las presidenciales de 2016. Manafort se convierte en el quinto exasesor del republicano que decide darle la espalda y ayudar a Mueller a cambio de un castigo más suave. La Casa Blanca minimizó la decisión y esgrimió que no afecta al mandatario.

Las consecuencias pueden ser explosivas. De la treintena de imputados por el fiscal, Manafort es el que tiene los lazos más estrechos entre el entorno de Trump y Moscú, y el que hasta ahora se había mostrado más combativo contra Mueller. La declaración de culpabilidad supone un viraje de 180 grados en la estrategia de Manafort y una rotunda victoria para el fiscal, cuyas pesquisas ganan vigor.

La estrategia de Mueller apuntaba a que, ante la amenaza de una vida entre rejas, el veterano lobista, de 69 años, acabaría dando su brazo a torcer. No lo logró a la primera, pero sí a la segunda. La investigación a Manafort no guarda relación con la intromisión electoral rusa sino con sus negocios en Ucrania antes de trabajar para Trump. Pero Mueller aspira a que Manafort pueda darle acceso a preciados entresijos para determinar si el equipo del republicano se coordinó con Rusia, algo que Trump y el Kremlin niegan.

La defensa de Manafort había insistido hasta ahora en que no tiene ninguna información comprometedora sobre el presidente. Pero en sus cinco meses como jefe de campaña de Trump, incluida la convención republicana en la que fue designado candidato, Manafort estuvo en contacto con varios oligarcas cercanos al Kremlin. Y participó en la misteriosa reunión de junio de 2016, a cinco meses de los comicios, que mantuvieron miembros de la campaña de Trump con una letrada rusa que les había ofrecido material comprometedor sobre su rival electoral, Hillary Clinton.

Las pesquisas del fiscal especial a Manafort derivaron en un primer juicio en agosto en Alexandria (Virginia), en el que fue condenado a entre siete y diez años de cárcel por ocho delitos de evasión fiscal y fraude bancario. El próximo lunes iba a arrancar un segundo juicio, en Washington, también relacionado con las labores de consultoría de Manafort. Pero tras el pacto, el que fuera asesor de Gerald Ford y Ronald Reagan evita un nuevo juicio.

En una vista en un juzgado de Washington, Manafort se declaró culpable de los delitos de conspiración contra Estados Unidos y de obstrucción a la justicia. Poco antes, la Fiscalía había rebajado las acusaciones a solo esas dos pero sin alterar la esencia de los cargos. El acuerdo con Mueller obliga a Manafort a cooperar “plenamente y verdaderamente”. Además, algunas de sus propiedades y dinero pueden ser confiscados. Según la acusación, Manafort debe al fisco estadounidense más de 15 millones de dólares que ocultó de sus ingresos obtenidos en el extranjero.

Se desmarca

- Comunicado. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, se desmarcó del caso: “Esto no tiene nada que ver con el presidente ni su victoriosa campaña presidencial de 2016. No guarda relación”. Añade el abogado Rudy Giuliani: “Esa declaración de culpabilidad que no tiene nada que ver con el presidente o la campaña de Trump. El motivo: el presidente no hizo nada incorrecto”.

Trabajó para Yanukóvich y Trump

- Manafort, que ya fue declarado culpable de 8 delitos de fraude hace tres semanas, pactó cooperar con las autoridades con objeto de evitar el juicio previsto para el 24 de septiembre.

- Manafort supuestamente trabajó entre 2006 y 2017 para Gobiernos extranjeros, incluido el Ejecutivo prorruso del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), y para oligarcas rusos.

- El proceso contra él es producto de la investigación de Mueller, pero no está relacionada directamente con sus actividades entre marzo y agosto de 2016 en la campaña de Trump, donde llegó a ser jefe hasta que tuvo que dimitir por ocultar el cobro de 12,7 millones procedentes de Yanukóvich.

En cifras

15 meses de investigación sobre injerencia rusa en las elecciones lleva el fiscal Robert Mueller.

2016 fue el año de la campaña presidencial en la que Trump salió triunfador.

Te puede interesar