Evalúan contabilizar las horas de traslado hacia el trabajo dentro del horario laboral

Durante los largos trayectos hacia el trabajo muchos empleados destinan su tiempo de traslado a responsabilidades laborales.
 

Durante los largos trayectos hacia el trabajo muchos empleados destinan su tiempo de traslado a responsabilidades laborales.
 

Muchos trabajadores suelen aprovechar los tiempos de traslado hacia el trabajo para responder correos, revisar mensajes o hasta agendar reuniones. Ante esta realidad, investigadores de la Universidad de West England señalan que dicho tiempo debe ser considerado dentro del horario laboral.

El estudio señala que las facilidades para conectarse a internet que ofrecen los servicios de transporte, hacen que cada vez las personas utilicen los momentos de traslado para temas laborales.

Los investigadores británicos observaron el comportamiento de los pasajeros que utilizan el wifi gratuito en dos de las principales rutas de Chiltern Railways: Londres-Birmingham y Londres-Aylesbury.

Una vez que observaron la realidad pudieron constatar que, efectivamente, muchos de los viajeros efectivamente utilizaban este tiempo para adelantar trabajo. 

Un país que ya lleva a cabo esta acción es Noruega. Allí diversas compañías ya cuentan los tiempos de traslado como parte del horario laboral, según detalla Forbes México.

Juliet Jain, investigadora del estudio, explicó que esta práctica permitiría a los trabajadores tener horarios más flexibles y cómodos, lo que a su vez les quitaría presión durante los horarios punta.

Aunque el acuerdo beneficiaría de forma enorme el rendimiento de los trabajadores, algunos especialistas consideran que la medida necesitaría de mayor vigilancia y rendición de cuentas respecto a la productividad.

Largas horas de trayecto hacia el trabajo en Latinoamérica

Entonces, ¿debería formar parte de la jornada laboral el tiempo que se pierde en el traslado hacia el trabajo? ¿Qué pasa en el contexto latinoamericano?

Según el Índice de Movilidad Urbana Santiago de Chile, Sao Paulo, Río de Janeiro, Curitiba, Lima, Buenos Aires y México son las ciudades que ocupan los peores lugares en cuanto a sistemas de transportes.

En México el debate ya ha iniciado, pues en su capital, la CDMX, al igual que otras urbes de América Latina, tiene un sistema de transporte caótico que demanda que los trabajadores pasen hasta cuatro horas en los buses antes de poder llegar a su destino. Dicha realidad implica un gran desgaste mental y físico, pues involucra menos horas libres para el trabajo. A ello se suma el estrés, sensación de inseguridad, mal humor y hastío.


 

Te puede interesar