España: esculturas religiosas del siglo XV restauradas causan polémica

“No fue una restauración, fue una venganza”, señalaron después de que tres esculturas de madera fueran pintadas de colores brillantes.

“No fue una restauración, fue una venganza”, señalaron después de que tres esculturas de madera fueran pintadas de colores brillantes.

España sufre una vez más la restauración aficionada de objetos de gran valor cultural. Esta vez sucedió en la localidad de Rañadoiro, provincia de Asturias. La iglesia de este pueblo al norte del país, donde solo viven 28 personas, posee tres esculturas de madera cuyo color original es el del material del que está hecho. Maria Luisa Menéndez se ofreció a pintar las tres figuras y lo hizo con el permiso del sacerdote del lugar. 

"No soy una profesional. Pero siempre me ha gustado hacerlo y las figuras lo necesitaban. Así que las pinté como pude, con los colores que me parecieron los mejores y a los vecinos les gustó", explicó la mujer de España cuando fue interrogada por el resultado del patrimonio cultural, según recogió BBC. Ahora, las tres figuras religiosas que representan a San Pedro, a la Virgen con el niño y otra en la que aparece la Virgen María, Jesús y Santa Ana son multicolores.

La Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de Bienes Culturales de España (ACRE), según el medio citado, calificó la pintura como un atentado contra el legado cultural.

En España se registraron dos casos más de restauraciones que generaron polémica. Una fue la de la escultura de San Jorge de Estella, del siglo XVI. El objeto de arte era originalmente pardo, pero un aficionado pintó su rostro de rosa y su armadura de gris. Otro caso más conocido ocurrió en el 2012, en Zaragoza. La pintura del Ecce Homo de España, pintado en la iglesia del Santuario de Misericordia, quedó totalmente desdibujada después de que Cecilia Giménez la restaurara.

Te puede interesar