ALERTA - Congreso no admite a debate moción de vacancia contra Pedro Castillo

Tareck El Aissami, el vicepresidente de Venezuela que comanda clan familiar al servicio de Hezbollah

La Republica

La relación familiar de El Aissami con la droga viene de lejos. Documentación obtenida por ABC muestra cómo estuvo vinculado con Walid Makled.

El vicepresidente de Venezuela, Tareck el Aissami -de origen sirio-libanés- es señalado de comandar redes criminales de estrictos códigos familiares propios de su ascendencia drusa, reseñó el portal Infobae tras una investigación publicada por Emili J. Blasco, director del Think Tank Center for Global Affairs.

PUEDES VER: Vicepresidente de Venezuela: el país tiene un sistema de salud "vergatario"

Según el texto, la averiguación de Blasco que publicó en la cadena ABC, devela el entramado criminal de la familia El Aissami, sus vínculos con el grupo terrorista Hezbollah y el narcotráfico latinoamericano. En el clan ocupa un lugar destacado su hermano Feras: "Es la parte oculta en la estructura de negocios de Tareck, se encarga de ejecutar en su nombre muchas de las operaciones, desde las finanzas familiares hasta los negocios de sobornos y el ingreso en Venezuela de residentes de países árabes".

De acuerdo con la información recavada, Husam el Aissami, primo del vicepresidente venezolano, lleva años como consejero de la Embajada de Venezuela en Jordania y ha estado involucrado en el reparto de visados y pasaportes a personas vinculadas a Hezbollah y se ocupa del traslado de fondos hacia Siria y Líbano.

Blasco asegura, según Infobae, que en esa última actividad también participa otro primo, Fady el Aissami, activo igualmente en el arreglo de contrataciones del Estado a "empresas propias o amigas". Husam Al Aissami es dueño del grupo Vensir, del cual forma parte también Maja Madeleine el Aissami, hermana del vicepresidente.

Otra hermana de El Aissami, Haifa "Fufu", es embajadora en Holanda, donde hace lobby ante la Corte Penal Internacional por el inminente riesgo de que se abra una causa contra Maduro y la cúpula chavista.

Esta investigación, que publica Infobae, también devela el método de lavado de dinero de El Aissami: "La red adquiere productos que llegan a Panamá procedentes de China. De Panamá la mercancía es llevada a Puerto Cabello, en Venezuela, donde operan agentes de aduanas y empresas locales con vinculación con la familia El Aissami. Las mercancías entran entonces en un mecanismo de reventa entre las empresas del grupo El Aissami. La estructura corporativa está compuesta por 38 empresas, entre las que hay entidades financieras, constructoras e intermediarias en el negocio petrolero; también cuenta con al menos 18 propiedades en el exterior".

Además, Hezbollah recibe dinero de la compañía venezolana Importadora Silvania, gestionada por Ali Hussein Harb y Kassem Mohamed Saleh, ambos señalados por el Tesoro de Estados Unidos como miembros de la red Joumaa para el blanqueo de dinero procedente de la droga y destinado al terrorismo. Ambos personajes son señalados como testaferros del vicepresidente de Venezuela.

La relación del clan familiar de El Aissami con la droga viene de lejos. Documentación obtenida por ABC muestra cómo el grupo estuvo vinculado con Walid Makled cuando este venezolano de origen sirio era principal capo de la droga en Venezuela, ya en 2004. Ahora, tras la detención de Makled en 2011, el capo sigue operando desde la prisión con ayuda del chavista.