Una de tres mujeres en España sufrió discriminación laboral por ser madre

Género LR

larepublica_pe

27 Nov 2020 | 1:37 h
Entre los motivos discriminatorios que más sufren las mujeres por la maternidad están la imposibilidad de crecer profesionalmente desde que tienen hijos. Foto: difusión
Entre los motivos discriminatorios que más sufren las mujeres por la maternidad están la imposibilidad de crecer profesionalmente desde que tienen hijos. Foto: difusión

Siete de cada 10 mujeres señalaron que se sienten solas ante la crianza de sus hijos, ya que esta recae en las mujeres, pues las parejas no lo toman como una labor compartida.

Un estudio realizado por la organización Malasmadres de España determinó que tres de cada cuatro mujeres vio afectada su vida laboral tras haber sido madre. Asimismo, una de cada tres sufrió algún tipo de discriminación laboral derivada de su maternidad.

Los datos que recoge el estudio, aplicado a más de 100.000 mujeres residentes en España, determinan que entre los motivos discriminatorios que más sufren por la maternidad están la imposibilidad de crecer profesionalmente desde que tienen hijos, hecho que denuncia un 22% de las encuestadas, mientras que a un 8%, les quitaron responsabilidades y otro 8% ha sufrido discriminación por parte de sus compañeros.

Las parejas no suelen compartir la crianza con las mujeres, por lo que esta suele recaer en ellas y relegarlas al espacio privado. Foto: Andina.

Otro 22% de estas mujeres señaló que perdió su puesto de trabajo al convertirse en madre, y un 11% dejó su puesto de trabajo por no poder alternarlo con el cuidado. Mientras tanto, al 6% de las mujeres las despidieron por estar embarazadas o haber tenido un hijo.

El documento muestra que, aunque la discriminación no es tan evidente entre las mujeres embarazadas, hay que resaltar que el 31% de ellas afirma que su vida laboral cambió al comunicar que están esperando un bebé.

En este sentido, reclaman que las políticas de los centros de trabajo “estén enfocadas a favorecer la corresponsabilidad social del trabajo doméstico-familiar”. Asimismo, el informe recoge que un 30% de las mujeres que trabajan en empresas privadas no cuenta con ningún tipo de medida que facilite los usos del tiempo.

Otro aspecto a destacar es la opción de teletrabajo, al cual se acogen un 15% de las mujeres en empresa privada y un 4% de las que trabajan en instituciones públicas. Cabe resaltar que esta encuesta se realizó antes de la crisis sanitaria generada por la COVID-19.

Para Malasmadres, los datos de esta encuesta ponen de manifiesto que el nivel de satisfacción con el equilibrio de la vida laboral, personal y familiar, entre las mujeres, “no es tan alto como se podía esperar” y creen que se debe “replantear”.

En tanto, cinco de cada 10 mujeres que trabaja en empresas privadas afirman sentirse insatisfechas con el equilibrio de su vida laboral, familiar y personal. Esto corresponde a que siete de cada 10 se sienten solas ante la crianza de sus hijos.

“Las razones tienen que ver con el hecho de que socialmente no se entiende la crianza o educación como un trabajo compartido, una responsabilidad de la sociedad, de la tribu”, resalta la asociación.