EN VIVO - Barcelona vs. Athletic Bilbao: la previa del partido por la final de la Copa del Rey

CIDH condena a Ecuador por el caso de Paola Guzmán, una adolescente víctima de violencia sexual

La República

larepublica_pe

Tras 18 años desde que ocurrió el suicidio de la menor de 14 de años, finalmente su caso tuvo justicia. Foto: Twitter.
Tras 18 años desde que ocurrió el suicidio de la menor de 14 de años, finalmente su caso tuvo justicia. Foto: Twitter.

Tras haber quedado embarazada, producto de la violación, el médico del colegio accedió a practicarle un aborto a cambio de favores sexuales. En 2002, la menor de 16 años se suicidó.

Recientemente, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un fallo histórico, en el que responsabiliza a Ecuador por “incumplir con su deber de garantizar” los derechos de la menor Paola Guzmán Albarracín, quien se suicidó en 2002 tras sufrir violencia sexual por el vicerrector de su colegio.

La Corte señala en su sentencia que la adolescente, desde los 14 años, “fue sometida, por un período superior a un año, a una situación que incluyó acoso, abuso y acceso carnal por el vicerrector de su colegio, lo que conllevó el ejercicio de graves actos de violencia sexual contra ella en el ámbito institucional educativo. Esa violencia fue tolerada por autoridades estatales”.

PUEDES VER Ecuador negocia con farmacéuticas la fabricación de vacuna contra el coronavirus

Se trata de la primera condena que dictan los más altos tribunales de la región, dentro del ámbito educativo.

Lazy loaded component

El caso de Paola Guzmán

La violencia estructural y sistemática cometida contra Paola ha dado la vuelta al mundo. El vicerrector de su centro educativo, de 64 años, Bolívar Espín, la acosó, hostigó y violó constantemente. Producto del abuso, la menor quedó embarazada y Espín la obligó a practicarse un aborto.

El médico del colegio Martínez Serrano, en Guayaquil (Ecuador), accedió a practicarle el aborto a cambio de favores sexuales. De modo que, afectada por estos hechos, el 12 de diciembre de 2002, Paola Guzmán, con 16 años, decidió suicidarse camino a la escuela, donde las autoridades no hicieron nada para auxiliarla.

Cuando se inició el proceso legal, el vicerrector se fugó, lo que llevó que se suspendiera el procedimiento en su contra. En 2015, el caso de Paola llegó a la CIDH, pero el estado de Ecuador no asistió a la audiencia.

Es así que, luego de 18 años y sin culpables, el caso fue admitido por la CIDH como el primero sobre violencia sexual en el contexto educativo.