Espectáculos

Administrador de El Huaralino: “Muchos sintieron que fui la salvación para reactivar el rubro de la música”

Juan Pablo Fernández cuenta que otros promotores creyeron que su concierto piloto iba a ser un fracaso y que él mismo sintió temor, pero ahora cree que marcó un hito.

Juan Pablo Fernández
Sandy  Carrión

Juan Pablo Fernández es piurano, amante de la música sanjuanera, y desde el 2016 administra El Huaralino Internacional, el famoso local ubicado en el Óvalo Naranjal. Nunca se imaginó que iba a codearse con grandes agrupaciones de su tierra como Agua Marina, orquesta con la que este sábado 12 de marzo celebrará los 40 años del local.

El promotor musical nacido en La Matanza (Morropón) dejó las Telecomunicaciones para dedicarse al rubro de la música. Hacerse cargo de uno de los locales más concurridos de Lima no ha sido una tarea fácil para Fernández. Todo empeoró con el inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus. Además de tener que paralizar sus eventos del 2020 y quedarse con solo dos trabajadores de los 15 que tenía, no pudo recuperar los 250.000 soles que adelantó por el alquiler de El Huaralino.

Debido a que mantener el predio es costoso, Juan Pablo Fernández tuvo que prestar sus instalaciones a la Diris Lima Norte para que se convierta en Comando Covid. Después de más de un año de angustia porque la pandemia no paraba, el norteño se armó de valor y organizó el primer concierto presencial del país de la mano de Corazón Serrano. Aunque lo hizo con mucho temor, ahora siente que fue la mejor decisión que tomó, pues se convirtió en pieza clave en la reactivación del sector de entretenimiento.

¿El Huaralino es para la cumbia lo que es la Casa de la salsa para la timba?

Antes de la pandemia, solo era cumbia tropical y sanjuanero. Pero ahora hacemos show de todos los géneros. Hemos hecho un evento de vallenato con lleno total, un concierto de techno de los 90 que ha reventado y la FMS Perú, que se transmitió en 26 países. Nos estamos internacionalizando.

Antes de pandemia, a estas alturas ya el local estaba separado hasta fin de año, ¿cómo van los contratos este 2022?

Créame que hasta diciembre ya tengo el 60% de fechas vendidas. No hay disponibilidad para el Día del Trabajo, Día del Amigo, 28 de julio ni Año Nuevo. Todos los días viene gente de todos los géneros. No hay semana que no haya evento.

Antes solo se limitaba a alquilar el local, salvo algunas excepciones. ¿Sigue con la misma metodología?

No, ahora por pandemia estamos trabajando en porcentaje. Si solo alquilo el local, temo que no vayan a cumplir con los protocolos de salud. Tal vez por ganar más plata, van a querer meter más gente del aforo permitido.

Ahora que el aforo permitido es del 100%, ¿llenará el local este sábado con Agua Marina?

Tenemos previsto aumentar el aforo, pero no al 100% porque tenemos que cuidar la integridad física de los asistentes y porque no podríamos cumplir con el distanciamiento social. Ahora solo será del 80%, retiraremos los box del costado, pero quedarán los del centro.

Lazy loaded component

¿Cuántas personas podrán asistir al aniversario?

El aforo es de 3.500, pero a lo mucho entrarán unas 1500 personas. No estaría infringiendo las normas si lleno el local, pero tengo miedo. Temo que la gente se descontrole.

¿Entonces, festejarán por partida triple?

Este año celebramos 40 años de El Huaralino (entradas en Teleticket). Su aniversario 38 y 39 no lo hicimos. Otros artistas me han llamado para que también sean parte del aniversario. Me dicen que no es justo que solo los fans de Agua Marina se diviertan. El otro año planeo hacerlo todo un mes para darle la oportunidad a los demás géneros.

¿Van a continuar vendiendo las cervezas personales?

Desde que abrimos, evitamos el intercambio de vasos. Tampoco estamos vendiendo cervezas de manera ilimitada. Antes de pandemia vendíamos unas 600 a 800 cajas, ahora solo 200. No queremos vender alcohol en exceso.

¿Los dueños de El Huaralino no tienen intenciones de administrar su predio?

No, porque ellos viven en el extranjero. Prefieren dejar la administración a mi cargo.

¿Qué hizo tras perder los 250.000 soles que adelantó por el alquiler del local?

Como empresario, yo ya me había proyectado para todo el año. Perdí mucho dinero. Como el mantenimiento es caro y no había ingresos, me vi obligado a ceder las instalaciones de El Huaralino de forma gratuita a la Diris Lima Norte. Estuvieron casi año y medio. Solo pagaron los servicios (agua y luz). Para mí fue una ayuda importante.

¿Les devolvió el dinero a los grupos que ya habían separado el local?

Soy una persona que casi no pide plata adelantada, solo al momento del evento. Los que sí me dieron, les reprogramé y ya hicieron sus eventos.

Si hubiese pedido pago por adelantado, tal vez no perdía tanto dinero. ¿Cree que ahora tiene que hacerlo?

Exacto. Pero en la actualidad estamos trabajando el local en porcentaje. Y en algunas fechas donde solo alquilamos, exigimos que cumplan con el aforo y los protocolos.

Ante tanta pérdida, ¿no pensó pedir apoyo al Estado a través de Reactiva Perú?

Créame que hice todo lo posible cuando me enteré que el Ministerio de Cultura dio a muchas agrupaciones. Toqué puertas y me dijeron que no había. El apoyo que di a la comunidad no me ayudó en nada.

Hay quienes aseguran que por ceder sus instalaciones, pudo empezar primero con los conciertos

Algunos creen que porque El Huaralino sirvió de Comando Covid, el Gobierno me está apoyando. Es totalmente mentira. Hacemos eventos porque cumplimos con las normas.

¿Sintió que marcó un hito importante con el concierto piloto?

Creo que sí. Nadie se atrevía a hacer esto. Hubo promotores que apostaron que el evento no iba a realizarse. Luego me felicitaron. Muchos sintieron que fui la salvación para reactivar el rubro de la música, que fue el más golpeado.

¿Pero no temía que algo saliera mal?

En realidad tenía miedo de que algo podía pasar o que me podían denunciar. Incluso, una semana antes, el ministerio de Cultura iba a realizar un concierto en el Parque de la Exposición, pero lo suspendieron. Al final salió bonito nuestro concierto presencial.

Para recuperar lo que perdió, ¿subió el precio del alquiler de El Huaralino?

No. Al contrario, ha bajado un poquito. Debido a la situación que vivimos y por la restricción del aforo, al promotor o dueño de orquesta no le sale rentable. Pero me he dado cuenta que como he bajado el precio, ahora tengo más eventos.

¿Cuál es la visión que tiene para El Huaralino?

Ahora que se ha internacionalizado, quiero que siga siendo un local de prestigio, un centro turístico del cono norte de Lima.

¿Qué le falta a El Huaralino para ser un local de lujo?

Le podría implementar una zona vip. Si el local fuera mío, instalaría una piscina para hacerlo más campestre y turístico.

Juan Pablo Fernández dejó las Telecomunicaciones para dedicarse al rubro de la música. Foto: Sandy Carrión Cruz