Natalie Portman: El fenómeno del pop en Venecia

Festival. La ganadora del Óscar compite por el León de Oro con Vox Lux, cinta en la que se convierte en una famosa cantante producto de la violenta industria que ‘crea ídolos’. De otro lado, David Cronenberg recibió el premio honorífico.  

Festival. La ganadora del Óscar compite por el León de Oro con Vox Lux, cinta en la que se convierte en una famosa cantante producto de la violenta industria que ‘crea ídolos’. De otro lado, David Cronenberg recibió el premio honorífico.  

Con la música de la genio del pop Sia, la película Vox Lux se abrió paso en el Festival de Venecia como una auténtica fábula -y sátira- sobre el estrellato y la tóxica maquinaria que produce ídolos juveniles. 

La violencia es parte de la cinta dirigida por Brady Corbet, quien tiene como protagonista a un ícono de carne y hueso, Natalie Portman, convertida en una diva del electropop.

“Algunos quedaron encantados con la película, otros salieron de la proyección de prensa, que se encontró con abucheos dispersos”, recogió la revista Vanity Fair. Portman interpreta a ‘Celeste’, quien en la primera parte de la película es una niña con talento musical, pero también una sobreviviente de un tiroteo en una escuela. Este hecho la ‘ayuda’ a impulsar su carrera.

En la segunda parte de Vox Lux, ‘Celeste’ es una figura consolidada y que no ha parado de liderar las listas musicales en 15 años. Hasta que aparecen imágenes de terroristas asesinando a inocentes y vistiendo atuendos parecidos a los de ella. La teoría de Vox Lux es que la violencia ha regresado para ‘llevársela’. “Es un retrato, una reflexión”, dijo la actriz a la prensa.

Portman, quien lleva más  años que ‘Celeste’ en el estrellato, (tenía 11 cuando audicionó para Léon: The Professional), cree que la naturaleza de la fama cambió mucho. “Se siente mucho más invasivo, debido a cosas como teléfonos con cámara e Internet, que no existían cuando comencé, por supuesto. Pero, también, se siente mucho más disipado, porque hay tanta información y tantas cosas que cada poco parece menos valioso y menos importante. Por lo tanto, también se vuelve más relajado, de alguna manera”, declaró a Vanity Fair.

Para entrar en la mente de una estrella del pop -con similar maquillaje de Lady Gaga, pero con varias similitudes más sustanciales con otras carreras- vio “muchos documentales”, los cuales prefirió no revelar para que no existan comparaciones. “No quiero que la gente piense que se basa en personas particulares, no es así. La escritura fue tan específica e inventiva que no quiero que la gente diga: ‘Oh, es una mezcla’, o lo que sea. Los miré a todos (ríe). Todos los documentales sobre estrellas del pop”.

En los créditos de Vox Lux también figura Portman como productora ejecutiva. Según contó, no estaba enterada. “Es una suerte venir como actor a dirigir. Mike Nichols siempre solía decirme que dirigir es como el sexo, no sabes cómo lo hace nadie más. Y miras a otras personas y solo imaginas, ‘¡oh, deben ser realmente buenos!’ (ríe). Como actores ¡sabes cómo lo hacen todos los demás, porque has tenido relaciones sexuales con todos! (ríe). Obviamente, no tuve sexo, pero has trabajado con todos”.  

La otra estrella

El “blasfemo del cine”, así ha recordado Europa la trayectoria de David Cronenberg, el director que recogió el León de Oro honorífico de la 75 edición de Venecia, de la mano de Guillermo del Toro.  Y, fiel a su estilo, arrancó su participación alabando las nuevas formas de ver películas. “Hace muchos años que no voy al cine, es mejor verlo en casa”, dijo el director de La mosca y Cosmopolis. Una de las palabras que más repitió fue: Netflix. “Deberían ficharme como ejecutivo. Además, hace bastante que no trabajo”.  

Cuando habló de su cine, recordó Crash, un filme que quería proyectar en Venecia, pero “la mejor versión”, no la que ganó los Óscar.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO