Venta de solo dos gasolinas en grifos comenzará en 2023

Poder Ejecutivo da marcha atrás ante medida que debía entrar en vigencia en agosto próximo y que dejaba en el pasado el octanaje de 84. Disposición se da a pocos días de un nuevo paro de transportistas.

Perú es uno de los pocos países en la región que manejan hasta nueve combustibles. La mayoría utiliza solo regular y premium, como la norma hoy aplazada contemplaba. Foto: Gerardo Marín/La República
Perú es uno de los pocos países en la región que manejan hasta nueve combustibles. La mayoría utiliza solo regular y premium, como la norma hoy aplazada contemplaba. Foto: Gerardo Marín/La República
Economía LR

El gobierno del mandatario Pedro Castillo decidió que la venta en grifos de solo dos tipos de gasolinas y gasoholes, regular y premium, inicie a partir del 1 de enero de 2023, y no a fines de agosto como se tenía previsto desde el año pasado.

A través del Decreto Supremo N° 006-2022-EM, el Ministerio de Energía y Minas (Minem) modificó la norma previa, el Decreto Supremo N° 014-2021-EM, para que recién en poco más de seis meses se ponga en marcha la modernización de los tableros en todas las estaciones del país, a excepción de Loreto y Ucayali.

El documento publicado en la edición extraordinaria de El Peruano no modifica ninguna disposición complementaria de su precedente, por lo que la tolerancia para la venta de gasolina de 84 en las regiones de Amazonas, Loreto, Madre de Dios y San Martín no será también prorrogada y se fijará siempre hasta el 30 de junio de 2023.

PUEDES VER Petroperú: precios en planta de combustibles son similares a otras refinerías de la región

Más temprano, el jefe de Estado dirigió una sesión del gabinete ministerial a su llegada de Puno, en la que se evaluaron medidas sobre precios de combustibles, proceso de vacunación, así como las clases presenciales en las universidades.

Como La República había adelantado, diversas organizaciones del sector hidrocarburos, como la Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio del Perú (Agesp), además de gremios de transporte, habían solicitado una postergación de la entrada en vigencia para evitar una presunta afectación sobre el bolsillo de los consumidores.

La decisión del Ejecutivo llega a escasos cinco días de un nuevo paro de transportistas, el próximo 27 de junio, anunciado en demanda de mayor una cohesión entre el Congreso y la presidencia de la República para contener los efectos de la crisis internacional de petróleo en nuestro país.