Apurímac perdió 300 millones de soles por suspensión de Las Bambas

El golpe para Apurímac. Según la Cámara de Comercio de Apurímac, proveedores que dependen de operación minera están afectados e incluso podrían quebrar por deudas con los bancos. El 70% de la economía de dicha región se debe a esta actividad.

La Republica
Parado. Actividad minera en Las Bambas está suspendida desde hace una mes.
Raúl  Cabrera Ramos

Según un cálculo de la Cámara de Comercio de Apurímac (CCA), a un mes de la suspensión de la actividad minera Las Bambas, todos los servicios en conjunto habrían sufrido una pérdida económica de unos 300 millones de soles. Pero también, algunos de ellos estarían por entrar en quiebra por deudas a los bancos.

Edward Palacios, presidente de la CCA, refirió que el impacto es inmenso, en razón de que casi toda la dinámica económica en la región es por la minería. Advierte que la suspensión de la mina ha generado que una cadena de proveedores hayan parado por completo.

PUEDES VER: Cómo la gestión de Aníbal Torres boicoteó el diálogo en Las Bambas

El representante de los empresarios, precisó que son cerca de 75.000 familias que dependen de la actividad cuprífera en toda la región quienes brindaban diversos servicios, entre ellos, restaurantes, hospedajes, lavandería, alquiler de vehículos, mantenimiento de maquinarias; pero también están los comercios.

Anteriormente, la representante de los hospedajes del distrito de Challhuahuacho, Sandra Guzmán, había señalado que al día perdían entre todos casi S/ 70 mil. Hoy la ocupabilidad de las camas es casi nula.

En riesgo de quiebra

Palacios, advirtió que incluso algunos proveedores estarían por quebrar. Estos tenían contratos con la mina. “Me he comunicado con algunos empresarios y tenemos entendido que ya existen quiebres en hoteles, restaurantes y otros negocios”, señaló.

Es más, el representante de los empresarios manifestó que la situación económica se agravará mucho más, pues los bancos empezarán a cobrar los créditos adquiridos por los pequeños empresarios.

Según el gerente del Instituto Peruano de Economía, Diego Macera, dos tercios del producto total de la región Apurímac, son por Las Bambas, que en el corto plazo tiene impactos en las familias, en los proveedores y en los recursos que no ingresarán a muchos servicios. Solo a dicha región habría dejado de ingresar uno 100 millones de soles, donde 2 de cada 10 personas aún viven en pobreza y donde de cada 100 soles, 70 son generados por la mina.

En tanto, Juan Carlos Huamán, dirigente del Sindicato de Trabajadores de Las Bambas, dijo que es evidente que un 70% de la economía de Apurímac es por la dinámica que genera Las Bambas. Explicó que solo en el campamento minero laboran cerca de 9 mil personas, de los cuales, 3 mil trabajan directamente para Las Bambas y el resto a través de distintas empresas tercerizadoras, pero además más del 50% toman los hospedajes en el propio Challhuahuacho.

Minimizan daño

En tanto, el alcalde de Challhuahuacho, Porfirio Gutiérrez, y de la comunidad de Huancuire, Romueldo Ochoa, minimizaron el impacto. El primero de ellos, señalo que, si bien las actividades se han visto afectadas, solo un pequeño porcentaje de los comuneros tendrían algún negocio y refiere que la mayoría son de otros lugares.

Ochoa opina igual que la autoridad de Challhuahuacho y culpa de todo lo que ocurre en Apurímac a la empresa Las Bambas por incumplir compromisos.