Centros comerciales esperan recuperar aforo luego del 15 de febrero

Juan José Calle, presidente de la Accep, sostuvo que el Gobierno debe garantizar la actividad económica de quien cumple los protocolos para evitar su retorno a la suspensión perfecta.

La Accep no descarta volver a incurrir en un régimen de suspensión perfecta si no se reabren sus operaciones a partir del 15 de febrero. Foto: RTV Economía
La Accep no descarta volver a incurrir en un régimen de suspensión perfecta si no se reabren sus operaciones a partir del 15 de febrero. Foto: RTV Economía
Economía LR

Juan José Calle, presidente de la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (Accep), consideró que el Gobierno debería evaluar la reapertura de este tipo de negocios a partir del 14 de febrero, toda vez que han cumplido los protocolos de control sanitario desde que inició la pandemia.

En diálogo con RTV Economía, el representante de la Accep dijo que los centros comerciales formales no son un foco infeccioso y, por el contrario, están sujetos a constante fiscalización sanitaria por parte del Estado y de los propios empresarios locales a través de mecanismos tecnológicos.

“Según los epidemiólogos, el tipo de centros comerciales que nosotros representamos no constituye un foco de infección, y por el contrario son catalogados como de riesgo medio-bajo (...) Cosa que es más difícil de garantizar en un mercado ambulatorio, donde prima el mal comportamiento de las personas que no respetan el uso de mascarilla ni guardan el distanciamiento”, manifestó.

Juan José Calle lamentó que los negocios en centros comerciales que lograron reabrir sus operaciones, recontratar personal y establecer protocolos sanitarios tras la primera ola del nuevo coronavirus, tengan que volver a cerrar.

“Esta medida reduce, en la mayoría de centros comerciales, un 90% de las actividades económicas y negocios. Esto va a ocasionar que muchos locales tengan que cerrar y se produzcan despidos. (...) Hay muchas familias involucradas en estas 180.000 personas a las que se les brinda empleo”, relató.

En este sentido, criticó que, durante la primera jornada de inmovilización y cierre de negocios en Lima región, que pertenece al nivel extremo de alerta, se habrían registrado aglomeraciones en espacios no afectos a fiscalización como Mesa Redonda, mientras los centros comerciales formales estaban cerrados.

“Tenemos la esperanza de que estas medidas tan drásticas solo se mantengan hasta el 14 de febrero o se flexibilice de alguna manera. Por ello, no estamos tomando medidas que impliquen comprometer empleos o pasar a suspensión perfecta. Pero, si la medida se prolonga, vamos a tener que tomarlas. Estamos expectantes (...) Sentimos que es una penalización a quien hace las cosas bien”, expresó Calle Quirós.

“Si alguien puede cumplir, déjenlo trabajar. Si no puede, ciérrenlo”, aseveró.