Los pagos sin contacto se cuadruplicaron en Perú desde noviembre del 2020

A nivel internacional, el 39% de las micro y pequeñas empresas ha empezado a aceptar dicha forma de pago, de acuerdo a la investigación de Visa.

Pagos sin contactos se volvieron más utilizados en medio de la pandemia. Fuente: Internet
Pagos sin contactos se volvieron más utilizados en medio de la pandemia. Fuente: Internet
Economía LR

Aunque no hay estudios que confirmen la transmisión de la COVID-19 a través de los billetes o monedas, las personas han comenzado a adoptar diferentes medidas sanitarias para evitar el menor contacto posible. Por ejemplo, una de estas formas es el uso de pagos sin contacto.

En Perú, esta modalidad de transacción se ha cuadruplicado desde noviembre, de acuerdo al estudio de investigación internacional “Visa Back to Business Study-2021 Outlook”.

En tanto, las cifras internacionales también son alentadoras. En junio del 2020 solo el 20% de las mypes encuestadas había ofrecido pagos sin contacto por primera vez. Ahora, el 39% informa que ha empezado a aceptar nuevas formas digitales para estas transacciones.

Además, casi tres de cada cuatro (74%) mypes esperan que los consumidores continúen con los pagos sin contacto, incluso después de que una vacuna se encuentre ampliamente disponible.

“Este estudio revela que más de cuatro, de cada cinco (82%) de las pequeñas empresas, han ajustado la forma en que operan sus negocios en los últimos tres meses, un aumento del 67% en julio”, dijo Juan Pablo Cuevas, vicepresidente de Soluciones Comerciales de Visa para América Latina y el Caribe.

Asimismo, de cara al 2021, las mypes evalúan qué otras tecnologías de pago son críticas para satisfacer las expectativas de los consumidores de hoy, con resultados encabezados por el software de seguridad y administración de fraude (47%), la aceptación de pagos sin contacto o por teléfono móvil (44%), la aceptación de pagos a través de dispositivos móviles (41%), los pagos a plazos o de tipo “compre ahora, pague después” (36%) y las operaciones de pago de backend digital (31%).

“En retrospectiva, las experiencias de pago digital que más sobresalieron en el 2020 —pagos sin contacto y comercio electrónico— fueron impulsadas por la necesidad y se han convertido en algo más habitual en la vida diaria de las personas a un ritmo no visto habitualmente”, precisó Xiko da Rocha Campos, vicepresidente senior de Ventas a Comercios y Adquirentes para Visa América Latina y el Caribe.

“Si el 2020 fue el año del comercio electrónico y los pagos sin contacto, los resultados de este estudio nos dicen que el 2021 traerá una mayor atención a la seguridad y la prevención del fraude, así como a las pruebas de más herramientas de comercio digital emergentes que ayuden a los negocios a prosperar”, anotó.

Nuevos hábitos

Preferencia del consumidor:

Casi de la noche a la mañana, los consumidores pusieron las medidas de seguridad por la pandemia de COVID-19 a la cabeza de sus listas de la compra. Así iniciaron un rápido cambio hacia el comercio sin contacto. Dos tercios (65%) de los encuestados prefirieron utilizar los pagos sin contacto tanto o incluso más que en la actualidad, mientras que solo el 16% indicó que volvería a sus antiguos métodos de pago después de la pandemia.

  • Los consumidores brasileños, por ejemplo, son los segundos más propensos de todos los mercados a decir que no comprarían en una tienda que no ofrezca una forma de pago sin contacto.
  • Y los consumidores en Brasil son los más propensos de todos los mercados estudiados a decir que las aplicaciones de pagos móviles son la principal opción sin contacto que esperan (70%, comparado con el 40% a nivel mundial).

Compradores conscientes de la seguridad:

Si bien el enfoque universal se centra en el uso de mascarillas en las tiendas, los consumidores se mostraron ansiosos por tener alternativas de pago que no impliquen la manipulación de dinero en efectivo, bolígrafos y teclados. El 47% de ellos refirió que no compraría en una tienda que no ofrezca una forma de pago sin contacto.

La limpieza de las tarjetas:

La limpieza de las tarjetas se mantuvo como un punto clave para los consumidores en la lucha contra la propagación de COVID-19. Más de tres de cada cinco (62%) consumidores afirmaron tomar medidas para mantenerlas limpias. El uso de desinfectante en su tarjeta es el método principal, con un 31%.