Martín Naranjo: “Una mayor competencia en el mercado financiero es siempre bienvenida y además necesaria”

Martín Naranjo es presidente de la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc). “Ley para fijar topes a las tasas de interés es excluyente. Excluye a los nuevos clientes potenciales, a los más jóvenes, a los que no tienen historial crediticio”, menciona.

Martín Naranjo. Considera que la ley del Congreso para fijar topes a las tasas de interés interfiere en la autonomía del BCRP. Foto: difusión
Martín Naranjo. Considera que la ley del Congreso para fijar topes a las tasas de interés interfiere en la autonomía del BCRP. Foto: difusión
Luz Alarcón

En un contexto donde cuatro bancos concentran casi el 90% del mercado financiero, el Congreso aprobó una ley para fijar topes a las tasas de interés. Al respecto, el presidente de Asbanc explica los efectos de esta medida y señala que una mayor competencia impulsará la reducción del costo de crédito.

¿Cuáles son los principales impactos de la ley que aprobó el Congreso para fijar topes a las tasas de interés?

Lo primero es que es excluyente, excluye a los nuevos clientes potenciales, a los más vulnerables y a los más jóvenes. Excluye a todos aquellos que todavía no tienen un historia crediticia. Raciona también en la medida en que se exige un límite por debajo del equilibrio de mercado, entonces eso va a generar un exceso de demanda. Además va a restar transparencia porque se favorece la informalidad, la creación de mercados negros, el uso de recursos provenientes de la actividades ilícitas y sin duda afecta a los intermediarios especializados en créditos pequeños como las microfinancieras.

¿Asbanc estaría de acuerdo en participar, junto con el BCRP y la SBS, en la evaluación técnica para fijar los topes?

El asunto es que las tasas reflejan la distribución de los riesgos de los clientes. Y esa distribución de riesgo se estima con base en información histórica, prospectiva típica de las características de la empresa o del cliente potencial; y esos no son aspectos negociables. No se trata de ponerse de acuerdo, creo que se trata de una asignación eficiente de los recursos. Entonces, desde ese punto de vista, creo que más importante es permitir que el mercado -en donde se garantice que hay suficiente competencia- logre la mejor asignación posible.

A nivel local, la competencia no estaría de igual a igual, ya que las cajas señalan que no se les facilita otorgar tarjetas de crédito -que es el producto más demandado-.

En realidad todos los intermediarios tienen acceso a todos los productos, los cuales tienen que ser autorizados a su solicitud. Y esa autorización verifi ca que se cumplan con los estándares de tecnología y seguridad cibernética. O sea, sí pueden, pero tienen que demostrar que tienen la tecnología y seguridad adecuada. Es importante resaltar eso.

De parte de los bancos, ¿qué pedirían para impulsar la competencia y facilitar al mercado a reducir las tasas?

Hay mucho trabajo por hacer de parte de todos. Desde las entidades financieras, desde el Gobierno y sin duda también de parte de los clientes que deben tomar deudas responsablemente y tienen que atender sus obligaciones también responsablemente. Desde la perspectiva del Gobierno, hay acciones de largo plazo que garantizan un espacio de competencia muy compatible con la estabilidad. Hay mucho trabajo en mejorar la infraestructura tanto física de comunicaciones como de protección social, que es la que reduce los riesgos (de los usuarios). En el corto plazo hemos visto durante la pandemia los esfuerzos del Ejecutivo por poner recursos a disposición a través del FAE-Mype e incluso Reactiva Perú que pueden ayudar significativamente a reducir los costos a los clientes finales. Este tipo de acciones utilizan el mercado, promueven la competencia y no generan distorsiones.

En línea con las medidas a corto plazo, se brindó apoyos estatales a la banca para que reduzcan las tasas de interés. Por ejemplo, los Repos que el BCRP lanzó en junio y el Programa de Garantías Covid-19 que se reglamentó en octubre. ¿Hay algún problema por el que los bancos aún no se acogen?

Ha habido un trabajo muy intenso de parte de los intermediarios en donde se ha reprogramado el 35% del portafolio, y en el caso de las microfinancieras se ha reprogramado dos tercios. Eso es un esfuerzo que todavía está en ejecución. En cuanto al remanente (Programa de Garantías Covid-19), todavía estamos en la parte en que el Ejecutivo tiene que definir los contratos, Cofide tiene que resolver los problemas como fiduciario del programa, y ahí estamos atentos para poder utilizarlo con rapidez.

¿Qué problemas están retrasando la implementación?

Básicamente, los contratos y luego ajustarlos inmediatamente al sistema. Pero lo primero es establecer los contratos, y eso está en la cancha del Ejecutivo.

El programa ya vence en enero. ¿Estarían de acuerdo en que el MEF amplíe la vigencia por 3 meses más para que los usuarios puedan acogerse durante los 4 meses que estaba planteado inicialmente?

Sí, sí, yo creo que sí. Hay mucho interés y también mucho trabajo avanzado. Los contratos nuevos tienen esta condición que hay que probarlos y resolver todas las dudas antes de firmarlos, y en eso se está trabajando.

Diversos especialistas sugieren que la banca por iniciativa propia debería reducir el costo de crédito, porque sino el mismo sistema financiero se afectará por el deterioro de la cartera crediticia. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Yo creo que esto es parte de la competencia sana y saludable que tiene que haber. Nuestra posición siempre es de diálogo permanente, pero además es una posición a favor de la competencia. Consideramos que una mayor competencia es siempre bienvenida y además necesaria.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.