La desventura de subsistir con S/ 5 diarios durante 10 meses de pandemia

Fernando Cuadros

danubioazulado

07 Dic 2020 | 4:33 h
Olvidados. Pese a la precaria situación en la que vive, la familia de Eli Vásquez no fue incluida entre los más de 5 millones de hogares urbanos que recibieron el Bono Familiar Universal. Foto: Félix Contreras / La República
Olvidados. Pese a la precaria situación en la que vive, la familia de Eli Vásquez no fue incluida entre los más de 5 millones de hogares urbanos que recibieron el Bono Familiar Universal. Foto: Félix Contreras / La República

Prioridades. Especialistas sugieren ampliar el Bono Familiar Universal, el cual aminorará los golpes a la ya alicaída economía de más de 6 millones de peruanos en situación vulnerable. Esto también permitirá reactivar la demanda interna.

Rosario Quijo sube con paciencia las escaleras que la conducen a su vivienda en el asentamiento humano 27 de junio, en las alturas de Villa María del Triunfo. Confiesa que no lleva prisa porque en casa no la espera nadie. Su esposo Yuber salió con sus dos pequeños, ya que el menor tiene una cita médica. Además, Rosario es consciente de que debe guardar energías para sortear el camino de rocas filudas e inestables que prosiguen al concreto hasta donde llegó la autoridad municipal que la mandó a construir.

“Mi esposo vive de cachuelos, haciendo de todo un poco. Yo no trabajo. Busco y busco, pero no encuentro, y se necesita para parar la olla hasta veinte soles al día. No nos alcanza, y a veces tenemos que comer lo que nos queda (de otros días)”, comenta la mujer cuya casa de material prefabricado, sin agua ni luz, integra los 8,4 millones de hogares beneficiarios del Bono Familiar Universal de S/ 760.

Sin embargo, Rosario es el reflejo de lo difícil que es subsistir con apenas S/ 1.520 (sumando los dos bonos) durante 10 meses. En fríos números, estas familias cuentan con S/ 5 al día. El economista Pedro Francke cuestiona este panorama y asegura que es totalmente viable otorgar hasta dos bonos más, ya que es crucial atender la necesidad de la gente ante la falta de empleo, incluso desde el FMI invitan a mover el gasto público.

“Hasta el propio presidente del Banco Central de Reserva dijo que Perú cuenta con S/ 81.000 millones de dinero propio. Entregar un bono cuesta S/ 6.000 millones. Es un dinero que sirve para esta emergencia”, agregó.

Población por atender

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un 20,2% de la población se encuentra en situación de pobreza desde antes del Covid-19; es decir, cerca de 6,7 millones de peruanos. Además, hay que añadir los 3 millones que caerán a este grupo a causa de la contracción de la economía –estimada en -12,7%–. Y es que se generará un retroceso de diez años de lucha contra la pobreza, ya que este indicador repuntaría a 30% (9,9 millones de ciudadanos), como estimó el Ejecutivo.

Rosario –quien integra el 51,6% de mujeres en situación de pobreza- quiebra su voz al recordar que tuvieron que vender sus cosas para poder costear un viaje de emergencia a Lima desde Paúcar del Sara Sara (Ayacucho), debido a que su hijo sufrió un accidente que le costó perder la vista en un ojo, tras el erróneo diagnóstico de los médicos de su región natal. Desde entonces transcurrieron dos años, en los que ella se desempeñó como costurera hasta que llegó la pandemia.

Francke explica que, al no poseer dinero la población, se pierde un componente especial para reactivar la economía completamente, dado que no se puede incentivar la demanda. La inversión pública es un factor para avivarla –resalta-, ‘pero darle plata a la gente es la forma más directa y rápida’.

Cabe precisar que, según el INEI, el 94,7% de los peruanos en condición de pobreza trabaja en la informalidad, y con la crisis –prosigue el economista- sufren por la demanda deprimida y, por lo tanto, se exponen todo el día para ganar menos que lo justo.

Desprotegidos

Eli Vásquez (51) nos ve subir con el Cristo entre los dientes hacia su casa protegida únicamente por plástico. Nos recibe sorprendidos. Confiesa que no espera recibir visitas porque hasta él sufre para bajar y subir. La pandemia le arrebató su puesto como pollero en un local cuya identidad prefiere reservar porque recientemente pudo reinsertarse tras quedar al aire -y sin ingresos- durante medio año.

El hombre comenta que ni él ni su esposa fueron incluidos entre los más de 7 millones de hogares del sector urbano para el cobro del bono. “Vivo con el sueldo mínimo y no alcanza. Ninguna autoridad ha venido siquiera a darnos una canasta. Somos cerca de 90 familias y no tenemos reconocimiento alguno del distrito. Vivimos sin agua, luz, ni desagüe”, acotó.

Para el economista Juan José Marthans, es importante evitar el deterioro extremo de la demanda interna y que ello afecta las posibilidades de sostenimiento de la población más vulnerable, por lo que apunta a la entrega de un tercer bono que llegue a las zonas más endebles, antes de que culmine el primer trimestre del próximo año. Para ello, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) tiene que emitir una opinión previa tras establecer recursos presupuestales para financiarlo. “Obviamente se va a afectar parte del tesoro público, pero no son cifras significativas porque es una necesidad beneficiar al sector afectado por la pérdida de trabajo”, argumentó.

Otro factor clave para Marthans es dinamizar los canales de inversión –tanto públicos como privados–, ya que los programas de desarrollo e infraestructura en el sector construcción son vitales para generar oportunidades de empleo.

En esa línea, Francke asegura que programas como Trabaja Perú deberían intensificarse a través de una mayor transferencia de presupuesto a las municipalidades, y así masificar el empleo temporal para frenar la escasez en los peruanos que ya vivían con ello desde antes del Covid-19.

El 2020 cerrará con 4,1 millones de niños en la pobreza

Según cálculos de Unicef, en 2009 había 2,9 millones de niñas, niños y adolescentes en situación de pobreza, y para el cierre del presente año el grupo crecería a 4,1 millones a consecuencia del Covid-19.

Así, la pobreza monetaria pasaría de 26,9% en 2019 a 39,9% en 2020, cayendo a 32,1% para el año entrante. Respecto a los ámbitos, en el urbano se estima que 2,7 millones de menores terminarían en la pobreza y en el rural, 1,6 millones.

Finalmente, el organismo internacional recomendó, principalmente, brindar más apoyo inmediato para combatir la pobreza infantil a través de incentivos económicos y programas de empleo temporal, sumado a una mejor información para identificar a los hogares de estos menores vulnerables y ampliar la cobertura de protección social, también fortaleciendo el cuidado diurno.

El dato

Bono Familiar Universal. Actualmente está vigente el pago del segundo subsidio mediante la banca por celular del Banco de la Nación. A partir del 10 de diciembre se aperturarán las cuentas DNI y desde el 15 de diciembre iniciará la modalidad de cobro en ventanilla.

Reacciones

Pedro Francke, economista

“Al no poseer dinero la población, se pierde un componente especial para reactivar la economía. La inversión pública es un factor para avivarla, pero darle plata a la gente es la forma más directa y rápida”.

Juan José Marthans, economista

“Obviamente se va a afectar parte del tesoro público (al emprender entrega de otro bono), pero no son cifras significativas porque es una necesidad beneficiar al sector afectado por la pérdida de trabajo”.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.