Impacto del COVID-19 en el mercado peruano: ¿Quiénes ganan y quiénes pierden?

Fernando Cuadros

fernando.cuadros@glr.pe danubioazulado

04 Abr 2020 | 18:31 h

En tiempos de coronavirus y aislamiento social, la economía sufre la paralización de gran parte de sus actividades; sin embargo, algunos bienes y servicios han logrado mantenerse a flote e incluso potenciar sus ganancias pese a la emergencia.

La pandemia del COVID-19 afecta severamente a la economía. Debido a las órdenes de inamovilidad en varios países, el futuro del mercado depende de la inyección de liquidez por parte de los Gobiernos.

Sin embargo, a medida que avanzaron las semanas, el mayor consumo de ciertos productos generó que se potencien sus cifras – amparados por su naturaleza – mientras que la baja adquisición de otros, desencadenó grandes pérdidas.

PUEDES VER: Gobierno aprobó bono extraordinario de 720 soles para el personal de salud

Índices de consumo variados en inicio de cuarentena

Por ejemplo, durante las dos primeras semanas de cuarentena, la adquisición de comida envasada, abarrotes, agua embotellada, desinfectantes y productos de limpieza, alcanzó picos de 250%, según Monitor Deloitte.

Mientras que la compra de ropa, calzado, colonias y maquillaje disminuyó un 90%.

Esta constante tomó otro rumbo para la tercera y cuarta semana de confinamiento, ya que ahora las cifras en verde se dirigen a las compras de conservas, alcohol, utensilios de cocina, ropa de deporte y accesorios para ejercitarse.

Y a contraparte, la demanda de platos preparados, comida congelada, agua embotellada, papel higiénico, lejía y mascarillas, descendieron abismalmente hasta en 90%.

COVID-19 consolidaría el e-commerce

La rápida contención durante la emergencia sanitaria genera el colapso de las plataformas virtuales, falta de stock y reducción de horarios de atención; sin embargo, en un hipotético caso que la pandemia no haya sido frenada hasta julio, la vía online crecería considerablemente.

PUEDES VER: Coronavirus en Perú: ¿Cómo pagar vía online mi tarjeta Ripley, Tarjeta Oh, CMR y Cencosud?

Para octubre, las compras en línea se consolidarían y cobrarían gran peso para el 2021, estima Monitor Deloitte. En este periodo de economía de guerra, el consumo crecería un 90% aunque sin el factor Horeca (Hoteles, restaurantes y cafés), el cual pierde nivel adquisitivo desde mitad de año por el confinamiento.

Aunque una de las consecuencias negativas para este rubro sería la contratación precaria – flexible para la repartición de alimentos, esto causaría pérdida de empleo de calidad.

Sector turismo, el gran perdedor

‘’Los picos estacionales del turismo local, como Semana Santa o Fiestas Patrias, se van a perder debido a las restricciones. Es un año perdido para el turismo interno’’, sostuvo a La República el economista Armando Mendoza.

Cabe precisar que en la estimación de Monitor Deloitte, tanto los viajes de primera necesidad como el turismo local y extranjero, continuarán con una tendencia negativa incluso para meses como diciembre y enero del próximo año.

‘’Durante algún tiempo la población europea y de China no tendrá los niveles de ingreso adecuados, y, por lo tanto, recortarán los gastos no esenciales. Esas vacaciones en Perú quedan relegadas a un segundo plano. La economía post coronavirus traerá más restricciones a los viajes y entrada indiscriminada, es inminente el menor flujo de turistas’’, añadió Mendoza.

PUEDES VER: Congreso aprueba liberación del 25% de los fondos de AFP

‘’Ya quedó claro que con este mes de para se acabó cualquier perspectiva de crecimiento. El turismo y la agroexportación van a parar terriblemente. Hay sectores que no se van a recuperar tan fácil’’, agregó.

Dentro del marco de recuperación – acotó el especialista – habrá también sectores que logren recuperarse rápidamente en caso culmine el aislamiento, como el de construcción y restaurantes.

‘’Espero que el mercado no caiga en especulaciones y maneje los precios a su antojo, ya que el problema de nuestra economía es su pequeñez, con pocos actores y un mercado concentrado’’, sentenció.

Estragos financieros en el sector retail

Durante la etapa de rápida contención, las ayudas del Gobierno y la reacción de las empresas evitará tensiones de liquidez en el retail, aunque para fin de año, en caso se normalice la economía de guerra, buena parte de las pymes desaparecerían más allá de la inyección de liquidez en julio.

Los especialistas diagnostican al 2021 como un año de recesión, ya que la demanda sufriría cambios estructurales y traería también ERTEs (suspensión temporal del vínculo laboral).

En cuanto a la empleabilidad, según Apoyo, en el Perú los ajustes económicos generan despidos y una fuerte contracción en la demanda de trabajadores.

PUEDES VER: COVID-19: Medidas legales que debes tomar en cuenta si quieren despedirte

Por ejemplo, la firma detalla que las ofertas en Bumeran se contrajeron cerca del 60% en las dos primeras semanas de aislamiento social obligatorio, a diferencia de las semanas previas.

Desde el confinamiento, los anuncios cayeron de 8.406 a 3.440, hasta el 31 de marzo, destaca Apoyo.

Priorización de la salud sobre el entretenimiento

‘’A corto plazo, el Estado continuará gastando más en campañas de conscientización (ante el COVID-19). Las familias desarrollarán una mayor atención a la salud, y seguirá gastando en guantes, mascarillas, vitaminas, utensilios de aseo, alcohol en gel y todas esas cosas’’, acotó el economista Carlos Casas y afirmó que el rubro de entretenimiento (salidas al cine, paseos, viajes, conciertos) pasarán a ser gastos superfluos.

‘’Gastar como si fuera el fin del mundo, provocaría el fin del mundo. La actividad del comercio va a beneficiarse cuando acabe la cuarentena, pero el de entretenimiento, no’’, añadió Casas.

PUEDES VER: BCR aprueba medida para que más entidades financieras accedan a repos de liquidez

Por último, los economistas coinciden en que si bien la aglomeración de personas no se presentará en un abrir y cerrar de ojos, con la reactivación del mercado, los restaurantes fortalecerán otras vías de atención como el delivery, así como también habrá un cambio en el perfil del consumidor.

‘’El consumidor peruano se va a volver más discriminador. Va a preferir el precio por encima de la venta de una experiencia. Se concentrará en su bolsillo’’, sentenció Mendoza.

Fuente: Monitor Deloitte

Video Recomendado