Los 100,000 empleos que se perderán

Es uno de los peores efectos de la turbulencia política.

Augusto Álvarez Rodrich.
10 09 2019 | 03:55h

Si los políticos fuesen más responsables y menos ignorantes en asuntos económicos –como en muchos rubros como el de ni siquiera saber que una encuesta no es vudú–, y los ciudadanos conocieran más del impacto económico de las decisiones políticas, y tuvieran una mayor capacidad de presión sobre las autoridades, quizá las cosas serían distintas en el país.

El gobierno proyectó a inicios de año que la economía peruana crecería en 2019 en 4.2%, pero ese objetivo se fue reduciendo y hoy solo apunta a un 3% en el que, la verdad, nadie cree. Apoyo Consultoría proyecta ahora un aumento de solo 2.2% y Macroconsult de 2.4% para este año frente a 2018.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China explica parte del problema, pero no toda pues la turbulencia política interna es un claro protagonista del menor crecimiento económico, al afectar a la inversión pública y privada en la que este se fundamenta.

Por un lado, el principal factor para la reducción de la pobreza es el crecimiento económico, el cual depende de la inversión. Los programas sociales son importantes especialmente en los sectores más pobres, pero aproximadamente cuatro quintas partes del efecto en el combate a la pobreza depende de la inversión.

El principal motivo de ello es que el empleo es el antídoto central contra la pobreza. Y la generación de puestos de trabajo depende, en su mayor parte, de la inversión. Se calcula que un punto de crecimiento significa la creación, en un año, de alrededor de 50 mil empleos en el sector formal.

Por ejemplo, dejar de construir el proyecto minero de Tía María implicará dejar de crear 9 mil empleos.

Si en 2019 la economía va, finalmente, a crecer en solo 2.2% frente al 4.2% proyectado al inicio de año, esto significa que no se van a generar unos 100 mil empleos, y que habrá un buen número de peruanos que no saldrán de la pobreza o que volverán a ella.

Una de las consecuencias más terribles y perversas de la turbulencia política que vive el país –cuyo origen es la obstaculización orquestada por el fujiaprismo– es la menor calidad de vida de los ciudadanos por su impacto en el crecimiento de la pobreza y en los empleos que se dejan de generar.

Video Recomendado