EN VIVO - Universitario vs. Ayacucho FC: sigue minuto a minuto el partido por la Liga 1 Betsson

¡Se vienen los... Corona-babies!

Maritza Espinoza

Tras el encierro por la pandemia surgiría una nueva generación  ¿Los pandemials?
Tras el encierro por la pandemia surgiría una nueva generación ¿Los pandemials?

Tenga cuidado con esos arrumacos provocados por el aburrimiento de la cuarentena y la escasez de buenas series en Netflix, porque pueden provocar la llegada inesperada de un nuevo peruanito. Los expertos prevén un baby boom parecido al de la post guerra, pero todavía no se ponen de acuerdo si les llamará “coronials”, “cuarentenials” o, simplemente, “pandemials”.

Ojo a la fecha: mediados de diciembre del 2020. El coronavirus estará -esperemos- controlado, pero los hospitales volverán a colapsar. Esta vez, en sus salas de parto, donde no habrá suficientes camas para las embarazadas ni incubadoras para recibir a los nuevos visitantes: los cientos de bebés engendrados en los días de la cuarentena.

Será el nuevo baby boom que los expertos auguran, parecido al que se produjo en los países anglosajones tras la segunda guerra mundial, pero este, como corresponde a la pandemia más global jamás registrada, involucrará a todos los países, por lo que los peruanos no estaremos ajenos y contribuiremos con entusiasmo.

Pero, ¿existe una relación entre una situación de peligro como la que vivimos y un aumento de la libido? Patricia Espinoza, sexóloga, asegura que sí y agrega: “Lo que ocurre, más allá de la libido, es que una situación de ansiedad, como la que vivimos, aumenta los niveles de testosterona, tanto en varones como mujeres, pero también de ciertos neurotransmisores, como la dopamina, que son, de alguna manera, los que nos protegen y ayudan a buscar nuestra supervivencia”.

En efecto, un reciente estudio de la Universidad Johns Hopkins asegura que se puede ver más nacimientos, aunque sea por períodos breves, en tiempos de desastre. Para eso, analizaron la tasa de natalidad en climas tropicales a lo largo de las costas del Atlántico y concluyeron que había un pequeño baby boom cuando las personas se enfrentaban a tormentas, pero, curiosamente, una disminución cuando se emitían las advertencias.

“Va a suceder. Probablemente sea el baby boom más grande que hayamos visto” –declaró hace unos días a Fox News, Kevin Kathrotia, de Millennium Neonatology, organización experta en neonatología. “Ahora que muchas parejas jóvenes ya no tienen bares ni restaurantes donde ir, y optan por ver Netflix en casa, podría haber un aumento de nacimientos en diciembre”.

Así, es probable que lo que escasee en uno o dos meses sean los kits de pruebas de embarazo. Pero, ¿qué causaría el baby boom? ¿El encierro? ¿El miedo? ¿La convivencia obligatoria? “Creo que aplicaría a los tres" -señala Patricia Espinoza-. "Las parejas no están acostumbradas a compartir un espacio por tanto tiempo, por más casados que estén, pero ahora nos ha tocado permanecer las 24 horas dentro de un espacio”.

La especialista advierte que, si el espacio es reducido, se generará una gran fricción, pero que eso tampoco será óbice para el retozo. “Puede haber peleas constantes, pero que pueden traducirse en un encuentro sexual para manejar mejor esa convivencia. Manejar entre comillas, porque entiéndase que esto no puede ser necesariamente visto desde una mirada placentera, sino más bien de desestres. Desde esa mirada podríamos esperar que, después de esta situación, muchas mujeres entren en estado de gestación”, aclara.

El lado positivo es que no necesariamente estos embarazos serán no deseados. Patricia Espinoza opina que, al contrario, pueden ser más pensados que en otras ocasiones. “Lo que va a reducir muchísimo los embarazos no deseados es justamente el toque de queda. Recuerden que muchas veces la mujer se embaraza sin desearlo por el mucho consumo de alcohol, porque no tiene un método anticonceptivo a la vista o no tenía planeado pasar la noche con alguien. En este caso más bien las mujeres están muy conscientes de lo que están haciendo y sintiendo”.

Debates

Sin embargo, la investigación epidemiológica sobre el tema no es concluyente y durante años los científicos han debatido si realmente existe una correlación demostrable entre los desastres naturales y los picos de gestación. Uno de los primeros estudios sobre el tema se refería al llamado Gran Apagón del 9 de noviembre de 1965, cuando se cortó la electricidad en Nueva York. Nueve meses después, el 10 de agosto de 1966, el New York Times anunciaba a toda plana: “¡Baby boom nueve meses después del apagón!”

Un estudio en 1970 le quitó respaldo a la teoría, cuando el demógrafo Richard Udry, de la Universidad de Carolina del Norte, descubrió que el número de nacimientos en realidad no era notablemente mayor en comparación con los cinco años anteriores, aunque eso no puso fin al debate. Siguieron otros con muestras más grandes. En 2005, investigadores de la Universidad de Oklahoma observaron los patrones de nacimiento después del bombardeo terrorista de Oklahoma City, en 1995 y encontraron un aumento en los nueve meses después que fue “interpretable, consistente y significativo”. Una posible razón, sugirió el estudio, fue que los padres vieron que la vida era más frágil que antes y respondieron teniendo más hijos.

Si hoy hubiera un baby boom por el coronavirus, podría ser la solución a un problema que está afectando al primer mundo: la caída de la tasa de nacimientos. Solo en Estados Unidos, en 2018, los partos cayeron a su punto más bajo en 32 años, aunque los expertos dicen que el declive comenzó antes.

“La tasa de nacimiento ha estado cayendo más rápido desde 2016, debido al pesimismo de la gente joven a causa del costo de la vivienda, el cambio climático y hasta de la política”, ha dicho Dowell Myers, profesor de Política, Planificación y Demografía de la Universidad de California del Sur, donde dirige el Grupo de Investigación de Dinámicas Poblacionales. Myers es de los pocos expertos que no cree que el coronavirus vaya a contrarrestar esa tendencia. "Ciertamente, ahora habrá mucho tiempo para practicar (el sexo), pero no hay razón para asumir que (los jóvenes) desecharán sus precauciones ", ha dicho.

De la misma opinión es Lyman Stone, investigador del Instituto de Estudios Familiares de los Estados Unidos, quien hace poco publicó un artículo titulado “¿Habrá un pico de nacimientos por el coronavirus?”. Su respuesta a esta pregunta es: “Muy probablemente, pero con advertencias. Los eventos de alta mortalidad, como brotes de influenza, huracanes importantes, el brote de ébola en África occidental y un terremoto en Japón, provocaron menos concepciones, pero, luego, diez u once meses después, la fertilidad se recupera y las tasas de natalidad comienzan a subir”.

Para Stone, el rebote podría ser significativo dependiendo de cuánto se haya propagado la infección, así como de la tasa de mortalidad: "Covid19 podría aumentar los nacimientos durante cuatro años después de que la epidemia siga su curso en un rango de 0.3% a 40%”, señala y agrega: "Y, sí, esta sensación de inseguridad existencial podría desempeñar un papel en el fenómeno”.

Suena razonable que el encierro, la tensión y la convivencia obligatoria produzcan más encuentros sexuales y embarazos subsecuentes. Y hay factores que podrían agudizar el fenómeno: la escasez de condones que ya se está registrando en ciertos países, especialmente en Asia, y también un aliado inesperado: la industria del porno. La semana pasada, el gigante porno online Pornhub ofreció a los italianos acceso gratuito a su sitio premium mientras resistían la cuarentena y otros están siguiendo su ejemplo.

Entonces, imagínese el cóctel: encierro en pareja, estrés, estímulo sexual y falta de condones. ¿No sería hora de que vayamos pensando qué nombre le pondremos a la nueva generación que se nos viene? En redes sociales, hay tres favoritos: coronials, cuarentenials o, simplemente, pandemials. ¿Cuál es el que más le gusta a usted?