Comics

La hora de la dama murciélago

La primera superheroína lesbiana que tuvo serie propia en DC llega a la TV. Batwoman tiene el respaldo de los fanáticos de siempre y de la comunidad LGTBI.

Emilio Camacho

Domingo, 9 de Septiembre del 2018

Inmortales, invencibles, inalcanzables. Los superhéroes son vistos como arquetipos de la perfección. Batman domina 127 modalidades de lucha y es el mejor detective del mundo. Con su fuerza sobrehumana, Supermán puede mover 6 mil trillones de toneladas (el peso completo del planeta). Por un tiempo, Wonder Woman, la máxima guerrera del universo DC, fue también una diosa, convivía con todas las deidades griegas del Monte Olimpo.

La hipérbole es el denominador común en el mundo de los paladines de papel. Sus identidades secretas los acercan al común de los mortales, pero aquello, en realidad, es una coartada. La verdad es que nadie lee un cómic para saber cómo le fue a Clark Kent (Supermán) en el trabajo, o cuántos millones más ganó Bruce Wayne (Batman) en la bolsa de valores.

Los superhéroes no son humanos, pero algunos guionistas están empeñados en que vivan situaciones que le ocurren todos los días a sus seguidores. Y en los últimos años, prefieren que sean las superheroínas las que pasen por ese trance.

¿Alguna superheroína ha combatido villanos cuando estaba por entrar en labor de parto? Sí. En 2015, el guionista Dennis Hopeless y el dibujante Javier Rodríguez, “embarazaron” a la Spiderwoman de Marvel y la enfrentaron a la realidad de una madre soltera.

¿Alguna jovencita musulmana, residente en los Estados Unidos, ha superado la paranoia surgida por el ataque a las Torres Gemelas y ha conseguido convertirse en miembro de la comunidad superheroica? Sí. En 2014, la escritora G. Willow Wilson y el artista Adrian Alphona crearon a Kamala Khan, la primera superheroína de origen musulmán en tener su propia serie en Marvel.

¿Alguna heroína del cómic ha sufrido discriminación por su orientación sexual mientras prestaba servicios para el ejército de su país? Sí. DC reintrodujo el personaje de Batwoman en 2006 (creado originalmente en 1956). No era más una fanática enamorada de Batman, sino una soldado formada en la academia militar de West Point, separada de su puesto cuando se descubrió que era lesbiana.

Murciélago rojo

Kate Khane, la nueva Batwoman, tiene cinco padres. Se trata de los escritores Greg Rucka, Grant Morrison, Mark Waid, Keith Giffen y Geoff Johns. Ellos le pusieron su nuevo traje, una armadura negra, antibalas, que –para diferenciarse de la del hombre murciélago– lleva capa roja. También fueron ellos quienes le dieron su nuevo origen: hija de padre militar, soldado de élite, lesbiana, líder.

El mundo del cómic superheroico es dominado por los hombres. Aunque casas como Marvel buscan talento femenino, la cosa aún no es paritaria. Pasa lo mismo entre los fanáticos, la mayoría son hombres. Y los personajes más populares también lo son. Por eso fue una sorpresa la acogida que tuvo Batwoman.

Quizá haya una explicación para ello. Durante sus 79 años de existencia, Batman ha sido el justiciero por excelencia de su ciudad ficticia: Gotham City. Cuando ocurre alguna emergencia, el encapotado dirige a la media docena de jóvenes que ha formado como superhéroes para enfrentar al enemigo de turno. Con Batwoman no pasa eso.

El personaje no es subordinado de Batman. Tiene su propia historia y sus propios maestros. Cuando aparecen en las mismas páginas, el trato entre ambos héroes es de respeto mutuo.

Eso le dio un plus que ningún personaje femenino había tenido. Su sexualidad atrajo a otro tipo de público.

En octubre del año pasado, la asociación GLSEN (The Gay, Lesbian and Straight Education Network) de los Estados Unidos condecoró a DC Comics con el Visionary Award por retratar a la comunidad LGTBI, con personajes como Batwoman, en sus historietas.

Y la fama del personaje sigue en ascenso. En julio de este año, la cadena CW anunció que Batwoman tendrá su primera serie de TV. Un mes después se supo que sería interpretado por la actriz Ruby Rose (ex Orange is the new black). La pelirroja que no sigue las órdenes de Batman puede ser un nuevo fenómeno televisivo. Es una heroína para este tiempo.

Te puede interesar

Nuestras portadas