El ojo amazónico de Augusto Falconí

30 Ene 2020 | 22:24 h
Paisaje. Pandisho y aguaje en contraluz. Fotografía de 1965.

Fotografía. El ICPNA ha publicado el libro Augusto Falconí: Fotosociales, retrato de Iquitos, 1980-1990, que reúne imágenes del reconocido fotógrafo.

Quienes no llegaron a ver la excelente exposición “Fotosociales: Retrato de Iquitos, 1960-1990”, del fotógrafo amazónico Augusto Falconí, que se exhibió en la Galería del ICPNA-San Miguel, tienen la ocasión de echarle una mirada en el libro que recoge todas las imágenes que expuso el reconocido artista.

El libro, que lleva el mismo nombre de la muestra, reúne un centenar de imágenes que retratan a la ciudad amazónica a través de sus paisajes y de sus gentes. Para el ojo de Falconí, nada quedó fuera de foco. Supo captar el quehacer cotidiano, hombres y mujeres en sus faenas, en sus idas y venidas, a pie o en balsas, como se aprecia en la sección “Belén en canoas”. El fotógrafo juega con la luz y los reflejos del agua para revelar la dimensión humana de sus retratados, como aquella niña que rema sin dejar de mirar la lente.

PUEDES VER Arequipa: Exponen fotografías que retratan la belleza de Yanahuara

Esa sensibilidad la cultivó por experiencia propia. De niño trabajó de canillita y recorrió calles y plazas, tal como grafica sobre otros canillitas en la sección “Juegos de niños”. Precisamente, como anota el artista Christian Bendayán, curador de la muestra de Falconí y cuyo texto recoge el presente libro, fue allí donde conoció a Alberto Flores Macedo, un fotógrafo ambulante quien le enseñó todos los secretos de la fotografía, incluso el arte de revelar negativos con insumos químicos. Es más, para ganarlo hacia su gremio, le regaló una cámara fotográfica. Así, el niño Augusto Falconí inició su carrera de fotógrafo en 1961. Tenía 11 años de edad.

Augusto Falconí nació en Yurimaguas, 1950. Inquieto por las artes, desde muy joven integró el grupo cultural Bubinzana. Días de tertulia y bohemia. Roger Rumrrill, Javier Dávila Durand y Teddy Bendayán lo encaminarían hacia el trabajo de reportero gráfico, primero en medios locales, como Trinchera y Proceso y después en diarios como La Prensa, El Comercio, La Crónica, Expreso y Caretas.

PUEDES VER Biblioteca Nacional muestra exposición fotográfica de Lima en colaboración con ciudadanos [FOTOS]

Su lente también capturó grandes sucesos y personajes, como fue retratar a Mick Jagger, cuando llegó a Iquitos a rodar Fitzcarraldo bajo la dirección de Werner Herzog.

“La profusa obra del maestro –escribe Christian Bendayán– es el reflejo de una vida entregada a la fotografía, perseverante en su acecho de imágenes fascinantes que lo han convertido en el autor del más justo y veraz retrato de Iquitos”.

Nada más cierto.

Video Recomendado

Lazy loaded component