2018, los autores y sus libros

Publicaciones. Un año de cosecha editorial, entre ellas destaca La llamada de la tribu, de Mario Vargas Llosa. Aquí un breve recuento de algunos libros que estuvieron a nuestro alcance.

La publicación de libros en nuestro país es un río que no cesa. Sin embargo, esta realidad puede cambiar, como denunció La Cámara Peruana del Libro (CPL), si el Ministerio de Economía, con informe falso, retira las exoneraciones tributarias al libro, ese beneficio que sí gozan, por ejemplo, salas de juego de casino.

El 2018 ha sido un año de buena cosecha de publicaciones en géneros literarios clásicos –novela, cuento, poesía–, así como de obras de no ficción y de periodismo.

PUEDES VER: Ley del Libro enfrenta a la industria con el MEF

Aquí haremos un recuento de algunos títulos que estuvieron a nuestro alcance el 2018. Y queremos empezar citando La llamada de la tribu (Alfaguara), de nuestro Mario Vargas Llosa. El libro reúne ensayos sobre las lecturas que moldearon su horizonte ideológico.

Otro libro novedoso, entre las orillas de la ficción y la crónica, es Canícula (Peisa), del recordado Gregorio “Goyo” Martínez, segunda entrega de la saga Pájaro pinto. Narra el encuentro del mundo andino y las injusticias del mundo contemporáneo.

La novelas

En ese rubro, Marco García Falcón, premio nacional de literatura 2018, publicó La luz inesperada (Peisa) en el que reflexiona sobre los vaivenes afectivos, entre el pasado y presente.

Antonio Gálvez Ronceros entregó su primera novela, Perro con poeta en la taberna (Escuela Edición de Lima), ambientada en Huancayo, la cual indaga e interroga el mundo literario y los egos. También se publicaron Mi madre soñaba en francés (Alfaguara), de Luis Hernán Castañeda; Madrugada (Alfaguara), de Gustavo Rodríguez; El cine malo es mejor (Testigo 13), de Javier Ponce; El sol infante (Planeta), de José Güich, y El bizco de la calle Roma (Emecé), de Luis Freire. Asimismo, Los ojos opacos (Planeta), de Christian Félip Vidal, con una apuesta por pensar en la memoria y el conflicto armado. Katya Adaui publicó No sabré lo que no entiendo (Planeta).

Cuento

En cuento, la cusqueña Karina Pacheco presentó Lluvia (Seix Barral), que muestra un recorrido por el realismo y los elementos fantásticos. Algunos escritores se han sumergido en una vertiente en la que desandan el universo digital. Juan Manuel Robles trajo consigo No somos cazafantasmas (Seix Barral), conjunto de relatos de corte fantástico. Giulio Guzmán con Simulador de irrealidad (Altazor) se sumerge en la incertidumbre kafkiana, y confluye la ciencia ficción irreal y la filosófica. Mientras, tras un largo silencio escritural, Miguel Bances publicó Flores nocturnas (Dedo Crítico), donde opera el absurdo, lo onírico y la perturbación. También destaca Soliloquio/Ciudad de fuego (Debolsillo) del fallecido escritor Edgardo Rivera Martínez, que incluye un texto inédito.

PUEDES VER: Todo listo para Feria Ricardo Palma de Miraflores

La poesía

En poesía, Antonio Mazzotti, con su libro El zorro y la luna. Poemas reunidos (1981-2016), bajo el sello editorial de Hipocampo Editores, ganó el Premio Casa de las Américas 2018. Por su parte, la casa editora Lumen recogió los textos del poeta Abelardo Sánchez León en Poemas reunidos. Hace poco, en una incansable labor por la escritura, Marco Martos presentó su poemario Piano negro (Ed. Apogeo); y tras un silencio de diez años, Bruno Mendizábal regresó con Todos estos años (Fondo de Cultura Económica). Mario Montalbetti publicó Notas para un seminario de Foucault; y Oswaldo Chanove, El motor de combustión interna, ambos, con sus variantes, proponen una exploración por el lenguaje. Bruno Polack publicó ¡Ars Fascinatoria! (Vallejo and Company). Carlos López Degregori entrego su poesía reunida Lejos de todas partes (1978 -2018) (U. de Lima).

En un ámbito híbrido, que confluye poesía y prosa, Peisa publicó Tetramorfos del desaparecido Eduardo Chirinos.

No ficción

El periodista Joseph Zárate ganó el premio del Festival Gabo 2018, en la categoría de mejor reportaje por “Un niño manchado de petróleo”, que incluye en su libro Guerras del interior (Debate). El texto reúne tres crónicas de Zárate, que aborda la minería ilegal y la destrucción de la Amazonía.

José Agüero, premio nacional de literatura 2018, entregó Persona (FEC), un libro que ahonda en las secuelas de los años de violencia que vivió nuestro país. Tampoco olvidemos el buen libro de Eloy Jáuregui: Una pasión crónica.

A esta lista sumamos dos textos de peso testimonial, Tania (Ed. Pasacalle), de Hortencia Zúñiga Segura, y El hijo que perdí (Animal de invierno), de Ana Izquierdo. Ambos libros narrados con coraje y dolor de madre sobre la pérdida de sus respectivos hijos.

Ensayos literarios

Entre los que se han publicado, están los tres dedicados a Vargas Llosa. El primero, de Efraín Kristal,Tentación de la palabra. Arte, literatura y convicción política en las novelas de Vargas Llosa (FCE); el segundo, el de Jorge Valenzuela, La ficción y la libertad. Cuatro ensayos sobre la poética de la ficción de Mario Vargas Llosa (UNMSM), y el tercero, Los abismos de Vargas Llosa (Cultura Peruana), de José Luis Ayala.

En la indagación por otros géneros, José Güich presentó Universos en expansión. Antología crítica de la ciencia ficción peruana: siglos XIX-XXI. En coautoría de Carlos López Degregori y Alejandro Susti se publicó Extrañas criaturas. Antología del microrrelato peruano.

También ha sido año de reediciones. El periodista César Hildebrandt reeditó Cambio de palabras (Debate), que reúne una selección de sus entrevistas. Alfredo Bryce reeditó Huerto cerrado, en el marco de los 50 años de la primera edición. Julio Ortega insistió con la novela Adiós, Ayacucho (FCE). La editorial PesoPluma reeditó Vox horrísona de Luis Hernández. Asimismo, reediciones de Orquídeas del Paraíso, de Enrique Planas; Las dos caras del deseo, Carmen Ollé, y No tengo ruiseñores en el dedo, de Eduardo Chirinos.

Hubo ediciones facsimilares de Aves sin nido, de Clorinda Matto de Turner, y Los heraldos negros, de César Vallejo, ambas de Sinco editores.

Finalmente, está la edición solitaria de un libro de teatro, Todos los hijos (Alfaguara), de Mariana de Althaus.