Sin señas particulares: dolor y desesperación

Cecilia Castillo

"Sin señas particulares es una película chiquita pero con mucho corazón", afirma la directora.
"Sin señas particulares es una película chiquita pero con mucho corazón", afirma la directora.

Filme dirigido por Fernanda Valadez. La historia de una madre que busca a su hijo que dejó México para emigrar a Estados Unidos.

A fines de enero, Sin señas particulares, ópera prima de la mexicana Fernanda Valadez, se presentó en el Festival de Sundance, donde fue calificada como “un cine impresionantemente logrado”.

La cinta, escrita por Valadez y Astrid Rondero, nos presenta a Magdalena, cuyo hijo, menor de edad, dejó su ciudad para cruzar la frontera hacia los Estados Unidos. En su búsqueda, las autoridades le piden que firme el certificado de defunción, pero ella se resiste. La cinta se encuentra participando en el Festival de Cine de Lima.

PUEDES VER Attilia Boschetti: “Es un momento de gran incógnita”

Hay muchas películas que tocan el tema de la migración. ¿En tu caso a qué obedeció?

Primero, porque soy originaria de Guanajuato, un estado donde ha habido un movimiento grande de migrantes en las últimas décadas, además de desapariciones forzadas. El guion se empezó a escribir en el 2010 y parece que la situación no ha cambiado.

Lo que se vive en México es una violencia fuera de toda proporción, ¿te parece?

Totalmente. Una de las preguntas que impulsa esta película es qué motiva a una persona a realizar actos de brutalidad.

PUEDES VER Manco Capac, una película filmada en Puno, llena de retos en la ficción y la realidad

¿Hay alguna respuesta?

Respuestas claras no las tengo, pero creo que sí una reflexión que la división víctima-victimario es muy frágil y depende de muchas circunstancias.

Es una historia de anhelo y dolor, pero también la historia de una madre...

Sí, o desde otra perspectiva puede ser la admiración hacia los familiares de personas desaparecidas que hacen verdaderas travesías para buscar a su pariente. Hay muchas madres de México, de Latinoamérica que no paran hasta tener respuestas en una búsqueda sin límites.

¿Cómo recibiste las críticas en Sundance?

Todo fue muy sorpresivo. Sin señas particulares es una película chiquita pero con mucho corazón. No trabajamos pensando a qué festival iremos o qué premios esperan. Y creo que esa es la manera de hacer una película, pensando solo en su historia, de lo contrario se perdería la perspectiva.

PUEDES VER Festival de cine de Lima: las 28 películas en cartelera que podrás ver desde hoy

¿De qué hablarás en tu próxima cinta?

La próxima será una especie de pariente de Sin señas particulares. Una historia sobre huérfanos del narcotráfico. La historia del hijo de un sicario y su crecimiento. En Sin señas... nos preguntamos cómo se puede vivir haciendo actos de brutalidad, en esta nueva historia que dirigirá Astrid Romero, la pregunta es cómo puede vivir y crecer el hijo de un sicario.