Estudio revela que una proteína estimulada por rayos solares aumenta el deseo sexual

Los autores indican que este descubrimiento podría explicar por qué hay mayores tasas de concepción en primavera y verano.

Los investigadores dicen que la misma proteína que protege el ADN del daño solar ocasiona cambios que desencadenan el deseo sexual. Foto: EFE
Los investigadores dicen que la misma proteína que protege el ADN del daño solar ocasiona cambios que desencadenan el deseo sexual. Foto: EFE
Agencia Sputnik News

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv descubrieron, de modo accidental, que la misma proteína que protege de los rayos solares también hace aumentar el deseo sexual en animales y humanos.

El equipo de científicos especializados en cáncer afirma que la proteína presente en las células de la piel, llamada p53, que se activa para proteger el ADN del daño solar, causa también cambios hormonales, fisiológicos y comportamentales que desencadenan el deseo sexual. Asimismo, indican que este hallazgo podría explicar por qué hay mayores tasas de concepción en primavera y verano.

El artículo de investigación, publicada en la revista científica Cell Reports, detalla que el equipo de la profesora Carmit Levi, del departamento de genética molecular humana y bioquímica, llegó a estas conclusiones después de observar muchas proteínas que se modificaban en la sangre después de la exposición solar.

Las hipótesis sobre las conexiones entre el sol y el sexo no son nuevas, y se sabe desde hace tiempo que los rayos solares producen un aumento en los niveles de testosterona en hombres, pero el proceso que provoca esos cambios no ha sido entendido aún. “Nuestros descubrimientos sugieren oportunidades de tratamiento para disfunciones relacionadas con el sexo y los esteroides”, dice el artículo de Levi.

PUEDES VER : Por qué los humanos no heredaron la cola de sus ancestros

El estudio

La investigación se llevó a cabo en tres fases, por parte de los doctorantes Roma Parikh y Ashchar Sorek, y en la primera de ellas se exponía a ratones a rayos UVB. El equipo informó de resultados “dramáticos” porque vieron un aumento significativo de los niveles hormonales en las hembras. La atracción entre machos y hembras también aumentó y ambos se mostraban más propensos a entablar relaciones sexuales.

“En ratonas, la exposición a los rayos UVB hace aumentar los niveles hormonales del eje hipotálamo-pituitario-gonadal, lo que provoca ovarios más grandes”, decía el comunicado de la universidad. Y agregaba que los días de celo también aumentaban.

En la segunda fase del experimento buscaron confirmar la hipótesis de que la proteína p53 es la responsable de los cambios sexuales. Quitaron la p53 de las células de la piel de los ratones y después los expusieron a los rayos UVB. Comprobaron que no se produjo ninguna modificación en su comportamiento sexual.

PUEDES VER : Descubren huellas que cambian la historia de la llegada del humano a América

¿Y los humanos?

En la tercera fase, un grupo pequeño de 32 humanos recibió fototerapia UVB en dos centros médicos del país, el hospital Sourasky y Assuta.

Tanto hombres como mujeres respondieron haber sentido un aumento en los niveles de pasión, los hombres también reportaron aumento en la agresividad. Después, evitaron la luz del sol por dos días y entonces recibieron 25 minutos de sol. Al ser estudiados, se observaron cambios en la composición de su sangre, incluido un aumento de los niveles hormonales que provocan el deseo sexual.

Levi dijo que su estudio podría llevar a terapias que logren contabilizar los niveles de p53 y, según su conteo, administrar radiación ultravioleta UVB que imita la luz del sol, para impactar en los niveles hormonales y provocar el aumento del deseo sexual.

PUEDES VER : El peligroso flujo de los volcanes peruanos que podría “destruir todo a su alrededor”

Los investigadores señalaron en el comunicado que su estudio puede servir para tratar desarreglos hormonales, así como para una mayor comprensión del papel que juega la luz del sol en procesos de comportamiento y psicología humanos. “Esto es solo la punta del iceberg”, señaló Levi. “Al carecer de pelaje, la piel de los humanos está directamente expuesta al sol. Y solo ahora empezamos a entender qué es lo que esta exposición nos provoca y cómo nos afecta al comportamiento y a la psique”, agregó.