Identifican posible signo de vida extraterrestre en Encélado, la luna de Saturno

Los compuestos químicos que emergen del océano subterráneo de Encélado parecen revelar la existencia de vida microbiana, según una nueva investigación.

Columnas de agua emergen de Encélado, luna de Saturno. Foto: NASA
Columnas de agua emergen de Encélado, luna de Saturno. Foto: NASA
Renzo Gonzales

Un equipo de científicos de Estados Unidos y Francia, que investigó la presencia de compuestos químicos en Encélado, ha identificado un posible signo de vida extraterrestre.

Encélado, la sexta luna más grande de Saturno, ha captado la atención de los científicos en los últimos años debido a las gigantescas columnas de agua (plumas) que brotan desde su interior, probablemente lanzadas desde un vasto océano que se encuentra debajo de su superficie de hielo.

Al volar a través de las plumas y tomar muestras de su composición química, la nave espacial Cassini de la NASA detectó una significativa concentración de dihidrógeno, metano y dióxido de carbono, las mismas moléculas que se encuentran en los respiraderos hidrotermales del fondo de los océanos de la Tierra.

El mencionado equipo de investigadores notó que la cantidad de metano en las columnas de agua fue inesperadamente alta.

“Queríamos saber: ¿Podrían los microbios similares a los de la Tierra que ‘comen’ el dihidrógeno y producen metano explicar la cantidad sorprendentemente grande de metano detectada por Cassini?”, dijo Régis Ferriere, biólogo de la Universidad de Arizona y uno de los autores principales del estudio publicado en Nature Astronomy.

En la nuestro planeta, la actividad hidrotermal ocurre cuando el agua que se filtra en el fondo del océano pasa cerca de una fuente de calor como el magma y sale disparada nuevamente al mar a través de respiraderos.

Así se ve un respiradero hidrotermal. Foto: difusión

La actividad hidrotermal produce metano, pero a un ritmo lento. La mayor parte de la producción de este elemento se debe a microorganismos que metabolizan el dihidrógeno (H2) y el dióxido de carbono (CO2) para producir metano (CH4). Este proceso es conocido como metanogénesis.

¿Vida microbiana en Encélado?

“La búsqueda de tales microbios, conocidos como metanógenos, en el lecho marino de Encelado requeriría misiones de inmersión profunda extremadamente desafiantes que no están a la vista durante varias décadas”, explicó Ferriere.

Por eso, los expertos recurrieron a modelos matemáticos que tomaron en cuenta los procesos conocidos en la Tierra con el objetivo de hallar la mejor explicación para los datos obtenidos por Cassini en Encélado.

Ningún procedimiento geoquímico conocido fue capaz de explicar la abundante cantidad de metano que brota de la luna de Saturno.

De ese modo, el equipo concluyó que los datos son consistentes con dos escenarios: respiraderos hidrotermales con actividad biológica o procesos geoquímicos desconocidos, es decir, que no ocurren en nuestro planeta.

La sonda Cassini captó las columnas de agua (plumas) que salían disparadas desde la superficie de Encélado. Foto: NASA.

“Obviamente, no estamos concluyendo que exista vida en el océano de Encelado. Más bien, queríamos entender qué tan probable sería que los respiraderos hidrotermales de Encelado pudieran ser habitables para microorganismos similares a los de la Tierra”, aclaró Ferriere.

“Muy probable”, fue la respuesta que obtuvieron, según sus modelos. “Y la metanogénesis biológica parece ser compatible con los datos”, añadió el biólogo.

Para comprobar o rechazar la hipótesis de vida en Encélado se necesitarán más datos de misiones futuras, escribieron los autores de la investigación.