EN VIVO - Castillo supera a Fujimori en etapa final de actas contabilizadas de la ONPE

OMS indica que vacuna de Sinopharm posee efectividad del 90%

Ciencia LR

La vacuna de Sinopharm ha sido muy criticada  en las últimas semanas. Foto: difusión
La vacuna de Sinopharm ha sido muy criticada en las últimas semanas. Foto: difusión

En condiciones reales, la vacuna contra la COVID-19 posee indicadores prometedores de acuerdo con la organización.

El Grupo Asesor Estratégico de Expertos de Inmunización (SAGE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que la vacuna contra la COVID-19 de Sinopharm posee una efectividad del 90%. Los datos revelados por la organización fueron recogidos durante estudios reales en Bahréin.

El reporte de la OMS, publicado el pasado 29 de abril, detalla también análisis de ensayos en fase tres en países como los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Egipto. Los resultados de dichos estudios demostraron que la eficacia de la vacuna de Sinopharm se acerca al 80% para evitar desarrollar la COVID-19 y la hospitalización.

Publicación en Twitter

Los resultados adelantados por LA OMS aún no han sido publicados en revistas científicas. De momento, se ha dado a conocer que la efectividad se encuentra en un 90% en adultos y en un 91% para mayores de 61 años en las pruebas realizadas en Bahréin.

En cuanto a la eficacia (ensayo en fase 3), la entidad señala que la vacuna de Sinopharm alcanza un 78% para casos sintomáticos de COVID-19 y para evitar la hospitalización. En personas con diabetes, la cifra se reduce a 63%.

Publicación en Twitter

Actualmente, la OMS se encuentra en proceso de evaluación para aprobar la vacuna china como uso de emergencia. En meses pasados, la entidad ya dio luz verde a las desarrolladas por Pfizer, AstraZeneca y Janssen.

La vacunas que la OMS incluya en su lista de emergencia pasarán a formar parte del programa Covax, que distribuirá dosis a países en desarrollo.

¿Cómo funciona la vacuna de Sinopharm?

Creada por el Instituto de Productos Biológico de Pekín, la vacuna de Sinopharm se basa en el virus inactivado. Su diseño implica portar el coronavirus “muerto”, a fin de que, una vez que ingrese al organismo, este no pueda replicarse.

Cuando lo haga, sin embargo, para que el sistema inmunitario sí sea capaz de reconocerlo e identificar las proteínas S del virus, lanzar la llamada de alerta, crear anticuerpos y prepararse ante una futura infección. A esto última se le conoce como memoria inmunológica.