“La gran calabaza” captada en el espacio por el telescopio Hubble: ¿de qué se trata?

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

31 Oct 2020 | 11:42 h
La "calabaza" galáctica captada por el telescopio Hubble. Foto: NASA/ ESA
La "calabaza" galáctica captada por el telescopio Hubble. Foto: NASA/ ESA

La NASA publicó recientemente esta imagen, que revela un inquietante fenómeno cósmico a 120 millones de años luz de la Tierra.

“La calabaza mayor” o “la gran calabaza”. Así ha nombrado la NASA a una estructura cósmica captada por el Telescopio Espacial Hubble. La singular imagen, que ha sido difundida recientemente por su relación con Halloween, revela un masivo acontecimiento en una región lejana del universo.

Esta ‘calabaza’ contiene dos galaxias que están en las primeras etapas de su colisión, una escena que ocurre a 120 millones de años luz de la Tierra. Ambas forman una estructura de 109.000 años luz de diámetro, aproximadamente el tamaño de nuestra Vía Láctea.

Las galaxias están catalogadas como NGC 2292 y NGC 2293. El color general de la ‘calabaza’ corresponde al brillo de las estrellas rojas, signo de que están envejecidas.

“Los ojos brillantes son concentraciones de estrellas alrededor de un par de agujeros negros supermasivos”, explica la NASA.

Por su poderosa fuerza gravitacional, los agujeros negros supermasivos mantienen grandes poblaciones de estrellas en los centros de las galaxias.

Asimismo, destacan una “sonrisa torcida” en la parte inferior, la cual es un brazo característico de las galaxias espirales. Este brazo se originó, probablemente, por el gas aglomerado cuando las galaxias comenzaron a fusionarse. La alta densidad en esta región favorece la formación de nuevas estrellas, indica la agencia espacial.

Lazy loaded component

“La sonrisa es azulada (izquierda) debido a los cúmulos de estrellas recién nacidas, extendidas como perlas en un collar, a lo largo de un brazo polvoriento recién formado”, añade la NASA.

El Hubble, que también es operado por la Agencia Espacial Europea (ESA), ubicó esta escena en la constelación Canis Major, muy por detrás del primer plano de estrellas de nuestra galaxia.

El astrónomo William Keel, de la Universidad de Alabama en Tuscaloosa, estima que el destino final de este par de galaxias será fusionarse en una gigantesca galaxia espiral luminosa.

Video Recomendado

Lazy loaded component