Kiara Torres, la estudiante de hotelería que venció a la muerte

Proeza médica. El 11 de junio la joven universitaria fue alcanzada por una bala disparada por un asaltante mientras cenaba en una pizzería de Villa El Salvador. Ayer fue dada de alta y dice que no le guarda rencor al hampón que la hirió.

13 Ago 2015 | 23:30 h

Estuvo en estado de coma por una bala que se alojó en su cabeza y, sin embargo, Kiara Torres Champac no solo sigue viva, sino que ha recuperado la mayor parte de sus facultades. “Cuando sea dada de alta quiero comer una pizza”, le dice a su padre. “Sí, pero esta vez que sea por delivery”, le responde con ternura Víctor Torres. Kiara dibuja una ligera sonrisa.
 
Kiara, que significa clara y brillante, siente que a sus 22 años ha vencido a la muerte.
 
La noche del 11 de junio ella fue impactada por un proyectil de arma de fuego mientras cenaba con su enamorado, David Gutiérrez, en la pizzería Fusión Mediterráneo, ubicada en Villa El Salvador.

No guarda rencor

El local había sido asaltado por una banda de 'raqueteros' pero al activarse el sistema de alarma éstos huyeron efectuando disparos. Dos de los criminales, identificados como Ángel Ginés Marín 'Gordo Ángel' y Giancarlo Chacón Condori, fueron capturados.
 
“No les guardo rencor, Dios se encargará de ellos”, dice Kiara mientras trae a la memoria pasajes de esos instantes de terror. "Entraron unos tipos, escuché la alarma, me levanté para salir rápido y en ese momento me caí al piso", manifiesta en una habitación de cirugía del hospital María Auxiliadora.
 
La estudiante de hotelería y turismo recuerda que mientras estuvo en coma (ocho días), pudo escuchar los diagnósticos de los médicos, los llantos de sus seres queridos y las oraciones de su madre para su pronta recuperación. 
 
“Ella me ha pedido que la matricule en la universidad, quiere continuar sus estudios”, nos dice Víctor Torres. Fueron dos meses de tristeza y alegría extrema los que vivió este valiente padre de familia.
“En las primeras horas no  le dieron esperanzas de vida”, recuerda. Ahora agradece a Dios y a los médicos del hospital María Auxiliadora por esta proeza. "Es casi un milagro lo sucedido con mi hija", añade. "Estos doctores son una maravilla", insiste.
 

Actividades normales

El director general de ese nosocomio, Jorge Coello Vásquez, dice que los médicos del hospital, con apoyo de Eagle Condor Humanitarian, lograron colocarle a Kiara una placa de titanio en la cabeza, la cual le permitirá realizar sus actividades con normalidad.
 
"Tiene recuperado el 95% de su capacidad motora y sensitiva; habla y recuerda muy bien, camina, sube y baja escaleras. Nuestro temor es que pueda tener una secuela de epilepsia; por ello recibirá un tratamiento de 2 años", dice.
 

Claves

El médico Jorge Coello señaló que entre el 70 y 80 por ciento de pacientes con una bala alojada en la cabeza fallece. "El caso de Kiara es casi un milagro", expresó.
"La fuerza de voluntad que tiene es mu grande, eso nos ha ayudado mucho", agrega.
Kiara fue dada de alta la tarde de ayer y recibida en su casa por sus familiares y amigos cercanos.

 

Te puede interesar