Traficantes de tierras amenazan a la arqueóloga Ruth Shady

Caral. Ahorcan a "Paloma", guardiana del sitio arqueológico, en represalia por las denuncias presentadas ante la Policía.

23 May 2015 | 23:30 h

En mayo de 1980 los terroristas de Sendero Luminoso colgaron a varios perros en los postes del centro de Lima como anuncio del ILA, siglas del denominado "Inicio de la Lucha Armada".
 
Exactamente 35 años después, manos desconocidas ahorcaron y colgaron a "Paloma", la célebre perra guardiana de la Zona Arqueológica de Caral, como respuesta a las denuncias que la arqueóloga Ruth Shady presentó contra los traficantes de tierras que amenazan con invadir la zona.
 
La muerte de "Paloma" conmovió a los arqueólogos y a los guías turísticos que visitan la zona con cientos de turistas interesados en conocer la denominada "ciudad más antigua de América", que además posee el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.
 
Como se sabe, Caral no solo es amenazado por los traficantes de tierras, por lo menos medio centenar de denuncios de minería no metálica también ponen en peligro la zona y son 25 los denuncios mineros que se superponen al famoso yacimiento arqueológico, que se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la región Lima.
La muerte de "Paloma" afectó especialmente a Shady Solín, quien en varias oportunidades ha sido intimidada por traficantes que, incluso, llegaron a disparar al auto usado por la arqueóloga peruana.
 
Abandono policial
 
En un oficio remitido al despacho de Mario Medina Guimaraes, viceministro de Orden Interno, Shady advirtió las "constantes acciones en contra de la Zona Arqueológica Caral y mi persona de parte del señor Pablo César Mejía Solís y de sus familiares, señores Alejandro Solís Saavedra y Christian Saliz, incluso con amenazas de sicarios para acabar con mi vida. Lo que se ha hecho con la perra guardiana de Caral es un claro mensaje amenazador y de amedrentamiento en relación con el interés de esta familia (Solís, Saliz, Ostos, Mejía) por las tierras que contienen monumentos de valor cultural excepcional y que son parte del Patrimonio Mundial".
 
Shady también advirtió la inconsulta decisión de la PNP de Huacho de reducir la vigilancia en Caral: "En tal sentido –añade el oficio al viceministro– no comprendo por qué la Policía Nacional del Perú, lejos de cuidar la integridad física de quienes trabajamos en salvaguarda de una de las expresiones más importantes de los orígenes de la civilización, nos niega el resguardo policial solicitado, que lo hemos tenido antes, exponiéndonos ante cualquier atentado contra nuestra integridad física".
 
Shady ya está acostumbrada a estas amenazas y en más de oportunidad ha reconocido que teme por su vida, pero la muerte de "Paloma" ha sido un duro golpe para los arqueólogos, turistas, operarios y estudiantes de Caral.

Te puede interesar