Alfredo Barrera: "Chávez reinventó el caudillismo incorporándole la cursilería"

Entrevista.La mirada de Alfredo Barrera sobre Venezuela no es alentadora. Patria o muerte, su última obra, transcurre cuando el expresidente Hugo Chávez agoniza.

21 Nov 2017 | 14:22 h

La mirada de Alfredo Barrera sobre Venezuela no es alentadora. Patria o muerte, su última obra, transcurre cuando el presidente Hugo Chávez agoniza. Mientras narra las historias de los venezolanos chavistas y no chavistas que padecen la violencia y la crisis económica que agobia su país, en el fondo la voz de Chávez se va apagando. Barrera asevera que es una obra de ficción con un trasfondo de verdad. "Empieza el día que Chávez anuncia que tiene cáncer y termina el día que se muere (2013)", sostiene. El escritor habla aquí de la situación social que padece Venezuela y también sobre la figura mítica del comandante.

En Patria o muerte hay una niña que por la violencia en la calle no sale de su casa. ¿Es una historia real? 

Sí. La novela parte de ese modo. Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo, hay muchos problemas de violencia ciudadana. La madre de la niña, por temor al lugar en que estudia, por problemas entre bandas y narcos que dejan muchos muertos, la encierra en su casa y empieza a crearle una vida ficticia.

PUEDES VER: Crisis en Venezuela: personas que no tienen para comer, pero que votaron por el chavismo 

¿La violencia se ha agudizado con el chavismo?

Es más o menos lo mismo. Es parte de un proceso creciente que tiene que ver con la inseguridad del crimen organizado. Seguía una línea ascendente, pero con el chavismo se acrecentó más.

Hugo Chávez era un hombre de proyectos grandes pero que no enfrentaba la realidad. ¿Fue así con su enfermedad? 

Al final utilizó políticamente su enfermedad. Chávez era un animal político impresionante. Cuando otros presidentes han estado enfermos, siempre había un médico que hablaba, aquí nunca habló un médico. El único que podía hablar era Chávez. Tuvo momentos muy melodramáticos. Hay uno que fue transmitido por televisión, donde está en una misa y habla con Dios pidiéndole que le dé más vida. 

El comandante tuvo muchas facetas. Era muy autoritario, pero también se dice que lloraba mucho...

Esta novela se me empezó a ocurrir a partir de una declaración que hace una de sus escoltas. Dijo: Chávez sufre mucho en la quimioterapia y llora.  Esto es interesante porque era el momento en que el Estado iba creando un culto hacia él. Y ahora venía alguien a decir que este hombre es humano, le duele, sufre y no se quiere morir. Esa contraposición me pareció muy buena. A partir de su mal, Chávez se convierte en un mito. Eso de que es autoritario, creo que nunca dejó de ser un soldado. Lo que también pasa es que Chávez reinventó el caudillismo militar en América Latina, incorporándole la sensiblería, el melodrama, la cursilería, el humor.

¿Los venezolanos qué piensan ahora de Chávez, después de años de muerto?

Es difícil saberlo. El Estado ha querido desarrollar el Chávez mito. Yo no sé si el pueblo venezolano, que es tan pagano en general, lo aceptará o cómo lo va a ponderar, pero si hay un culto a su personalidad desde el gobierno de (Nicolás) Maduro, que ha hecho lo imposible para que la crisis económica no lo salpique, no manche su figura. Esto cuando en el fondo toda la crisis que tenemos es consecuencia del modelo que hizo Chávez. El chavismo está ahí para que el mito de Chávez se sostenga y se mantenga. 

Chávez fue un showman, tenía un programa de televisión para despotricar de sus detractores. ¿Durante su enfermedad cambia en algo esto?

Nunca dejó de ser un showman. Claro, la enfermedad lo fue acorralando. En un momento ya no podía hablar después de su operación, pero aún así y en ese silencio, el poder lo siguió manteniendo (...) El tema preferido de Chávez era Chávez, creó una narrativa a su alrededor queriendo convertirse en el deleite del país. Cuando tenía la enfermedad hablaba de la eternidad. Había logrado todo. Estableció la reelección indefinida que tenía pensado para él, pero no contó que el cuerpo lo iba a traicionar. 

¿Cuál era su sueño?

Quería convertirse en un líder mundial, él pensaba sustituir a Fidel Castro (revolucionario cubano) en ese rol en América Latina y la naturaleza se lo impidió. 

Se especuló mucho sobre su muerte...

Hay muchas versiones. Creo que es muy probable que sea como lo dijo el gobierno y que muriera el mismo día que lo anunciaron. Pero también que haya caído en un tipo de coma y no lo dijeron. Había mensajes del Ministerio de Comunicaciones que parecían más religiosos, de devoción y que decían que todo estaba bien. La falta de transparencia es algo que dominó el chavismo durante todo su gobierno.

¿Chávez quedará como un mártir? 

Todavía es temprano para saberlo. Creo que fue alguien que refundó el caudillismo militar, fue un síntoma de una época, un tipo que ejercía el autoritarismo y que tenía el proyecto de quedarse eternamente en el poder. Chávez siempre pensó que la alternancia política era como una forma de traición. Hace semanas la candidata a la alcaldía de Caracas del chavismo dijo una frase que me parece perfecta y que los  define muy bien: Venezuela o la gobernamos nosotros o no la gobierna nadie. 

¿Puede empeorar la situación social de Venezuela?

Venezuela nunca había tenido una crisis de las dimensiones que tiene en este momento. Esta es la crisis económica más fuerte de su historia. Chávez tuvo un boom petrolero, entraron mil millones de dólares al país y no se sabe muy bien donde están o si se derrocharon. El país no aprovechó ese momento. Todo lo contrario, y ahora estamos viviendo las consecuencias. Se vislumbra que el año que viene se produzca una hiperinflación descontrolada, hay mucha escasez. El gobierno de Maduro niega esta crisis y se ha endurecido, para mantenerse con el poder. Las perspectivas no son buenas.

Hay gente que sigue a ciegas al chavismo. ¿Por qué lo hacen, sabiendo de esta situación?

El chavismo creó un modelo clientelar (...) Venezuela depende exclusivamente del petróleo e importa todo. Tiene programas sociales a través del carné de la patria. ¿Qué logra? Que puedas por ejemplo comprar comida más barata. También sirve para controlar el voto. El Estado sabe si vas a votar por el chavismo o no.

¿Por eso siguen al chavismo?

Ojo, también creo que hay gente que por supuesto cree todavía en el chavismo devotamente, pero que juntos no podrían ganar una elección. 

¿Cómo está el ejercicio del periodismo en Venezuela?

Las perspectivas no son buenas, el periodismo independiente que hay se hace fundamentalmente en plataformas digitales, lejos de los medios. El gobierno acaba de aprobar una ley contra el odio y a favor de la tolerancia que va a controlar más los medios. Amenazan hasta con 20 años de prisión a gente que promueva "el odio" en los medios. Eso tiene un problema porque no hay un criterio claro de qué es el odio y qué es la intolerancia. Eso le da la posibilidad al gobierno de seguir amenazando. 

Te puede interesar