Megainvestigación por lavado contra Mossack Fonseca y sus clientes en Perú

Revelación. Ojo-Publico.com conoció que el Ministerio Público investiga las operaciones de la firma panameña como presunta organización criminal que ayudó a 28 clientes peruanos a lavar dinero a través de 46 sociedades offshore en Islas Vírgenes Británicas, Anguila Británica, las Islas Seychelles y Nevada. Sunat además remitió a fiscalía informes secretos por delitos tributarios. 

21 Nov 2017 | 6:10 h

Óscar Castilla C. y Ernesto Cabral
Ojo-Publico.com

Un año después de la revelación de los Panama Papers, el Ministerio Público inició investigación contra la firma legal Mossack Fonseca de Panamá y su delegación en el Perú, al considerarla una organización criminal dedicada al lavado de dinero. La indagación incluye a 46 sociedades offshore en los paraísos fiscales del Caribe, África y EE.UU., y a 28 personas, entre ellas a compradores de oro sospechoso y a operadores de la pesca ilegal; empresarios madereros y pesqueros; responsables de estafas millonarias, un personaje del entorno de Vladimiro Montesinos, y hasta representantes del negocio gastronómico local.

Ojo-Publico.com, luego de acceder a la resolución del caso, conoció que la investigación se inició casi al mismo tiempo que la indagación de una unidad especial de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) contra los involucrados en los Panama Papers. En el caso de la fiscalía, las pesquisas alcanzan a los panameños Ramón Fonseca y Jürgen Mossack, fundadores de Mossack Fonseca; a uno de sus intermediarios claves en Latinoamérica, Edison Teano; y a sus representantes en Lima, las peruanas Mónica de Ycaza Clerc y Susana Kam Chong, por ayudar a ciudadanos nacionales a blanquear activos procedentes de diferentes delitos.

PUEDES VER Lava Jato: Fundadores de Mossack Fonseca fueron detenidos en Panamá

Según la fiscalía, Mossack Fonseca –firma protagonista de la mayor filtración en la historia del periodismo– administraba más de 250 compañías offshore en Islas Vírgenes Británicas, Anguila Británica, Islas Seychelles y Nevada para mantener “ocultos” los “activos de procedencia dudosa” de diversos clientes peruanos. La resolución, suscrita por Yovana Mori García de la Primera Fiscalía Supraprovincial de Lavado de Activos, dice que los Panama Papers revelan “una colección inédita de correos incriminatorios y acuerdos bajo la mesa para fundar estructuras secretas en zonas de baja imposición, crear falsos escenarios para eludir a la autoridad tributaria en el pago de impuestos y esconder patrimonio fuera del Perú”.

La delegación de Mossack Fonseca, ubicada frente a la embajada de Panamá en San Isidro, tenía como “cerebro de las operaciones” a Mónica De Ycaza y Susana Kam en el Perú. La indagación fiscal reveló que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) detectó operaciones sospechosas en las cuentas vinculadas a De Ycaza, correspondientes a “depósitos en efectivo, depósitos de cheques y transferencias interbancarias de grandes sumas de dinero”. Por tal motivo, el Ministerio Público abrió 12 investigaciones, casi todas basadas en las investigaciones de Ojo-Publico.com.

La lista negra del Caso Panama Papers

Se supo que el eje central del caso es Mossack Fonseca en Lima y sus clientes en Perú. Para la fiscalía, la delegación de dicha firma, que funcionaba casi de forma clandestina ya que no tenía personería jurídica, era una “organización criminal que venía operando en el Perú desde hace varios años, teniendo una estructura con reparto de funciones o tareas, para actuar al margen de la ley”; mientras que sus clientes “eran ciudadanos peruanos que, con ayuda de este presunto grupo criminal, canalizaron activos de procedencia sospechosa a fin de evitar la identificación de su origen”.

La lista negra del Ministerio Público comprende además a 11 grupos de personas citadas en los Panama Papers: los hermanos madereros Drago e Iván Bozovich Noriega del grupo Bozovich; la empresaria pesquera Laila Gaber Boschiazzo; el dueño de la minera Casapalca, Alejandro Gubbins Granger; el exgerente de la inmobiliaria Los Portales Eugenio Dunezat, involucrado en una millonaria estafa; el propietario de embarcaciones pesqueras Fernando Barreto Paredes; y los operadores de la exportación de oro sospechoso de Puno y Madre de Dios, Miguel Chamy Román y Jorge Zavaleta Vargas.

En la nómina de investigación fiscal también figuran Ernesto Flores Vílchez, vinculado al polémico Consorcio Líder Azucarero del Norte (CLAN) de Chiclayo, cuyos socios fueron involucrados y detenidos por el asesinato de un auditor de la Sunat, y a la disputada compañía AgroPucalá; así como Carlos Omar Heresi Chicoma, hermano del exalcalde de San Miguel y hoy congresista oficialista Miguel Heresi; y José Lizier Corbetto, condenado a seis años de prisión por ayudar a Vladimiro Montesinos en su fuga a Panamá en el 2000.

La fiscalía también indaga al empresario gastronómico Jaime Pesaque Roose del restaurante Mayta.

Mossack Fonseca es investigada a la luz de la ley de Crimen Organizado, mientras que los clientes de la firma en la capital están bajo sospecha por lavado de dinero de la defraudación tributaria (ocultar bienes, ingresos y rentas), evasión fiscal o desbalance patrimonial, minería ilegal, tráfico de drogas, corrupción y estafa, entre otros.

No son los únicos casos

Ojo-Publico.com conoció que la Sunat ha enviado más de siete informes secretos a la fiscalía designada para investigar los Panama Papers. Los documentos reportan que algunos de los investigados tienen condenas por delitos tributarios, indicios de desbalance patrimonial no justificado o no han declarado rentas de fuente extranjera en diferentes años. El Ministerio Público también recogió evidencias de procesos contra los involucrados por diferentes ilícitos penales. La fiscalía pidió a la Sunat que le informe sobre los representantes de Mossack Fonseca en Lima, en especial de Mónica de Ycaza.

De los 2.6 terabytes revelados en la indagación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el Ministerio Público tiene 12 casos abiertos por ahora; la UIF ha elaborado reportes de operaciones sospechosas contra más de 100 peruanos vinculados a los Panama Papers; mientras que la Sunat investiga a Mónica de Ycaza, en su calidad de representante de Mossack Fonseca, por incremento patrimonial no justificado de medio millón de soles, y a Gastón Acurio y a su empresa Cinco Millas, de la que es accionista minoritario, por presunta evasión fiscal y delitos tributarios.

En el caso de Acurio, Los Panama Papers sacaron a la luz a Zupely de Uruguay, la sociedad detrás de las marcas del cheff en diferentes partes de América y Europa: La Mar, Tanta, Astrid & Gastón, Panchita, Chicha, Papachos y Madame Tusan. Zupely, que en ciertos casos tenía como dirección del estudio Rodrigo, Elías & Medrano en Lima, también era dueña de la offshore Summers Overseas Corporation ubicada en Panamá desde el 2007 y re domiciliada en el paraíso fiscal estadounidense de Delaware en 2013. Los documentos además dejaron ver la compra de dos yates a través de offshore y a la sociedad Kalika Holding (con acciones por más de US$12.5 millones), detrás de fondo de inversión Aureos Latin América Fund que compró buena parte de las acciones de Cinco Millas en 2012.

Las pesquisas del Ministerio Público fueron ordenadas por el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, luego de la revelación de los Panama Papers; mientras que la Sunat inició sus pesquisas respectivas en el marco del régimen de repatriación de capitales en paraísos fiscales, pero también del combate contra los delitos tributarios a través de sociedades offshore.

Lea más en Ojo-Publico.com

Te puede interesar