• Impresa
  • La Contra
Viernes, 5 de Enero de 2018 | 6:6:40 am

Andrea Cordero: “Nace la idea de formar el blog cuando sufrí de depresión”

Andrea Cordero es madre de Amelia y el cable a tierra del futbolista Renato Tapia. Bloguera y empresaria de la marca plus size “Nude’, dejó su carrera de antropología para irse a vivir con el deportista a Holanda y enfrentó la maternidad a los 21 años.

¿Cómo relacionas el blog con la moda?

En el embarazo subí 20 kilos y ya bajé 15. Nunca me molestó mi cuerpo. Siempre existió prejuicios por parte de las otras personas hacia mí, pero jamás me sentí mal. Me animo con el tema de la moda porque no encontraba ropa que me quede bien.

¿Tienes un problema hormonal?

Sí, justamente el médico me indicó que por las casualidades de la vida que salí embarazada porque ahora si quisiera tener un bebé tendría que optar por un tratamiento.

Quedaste embarazada a los 21 años...

Yo salgo gestando pese a que me cuidaba. A mis papás les afectó mucho porque no iba a continuar con mi carrera de antropología.

¿Sufriste postparto?

A los tres meses de haber dado a luz, me deprimí un montón y regresé a Lima. Mi mamá me ayudó y me fui a una psicóloga. Me ayudó a enfrentar mi problema. Mi mejor amigo me ayudó y me da la idea de creer el blog ‘Amelia y su Lámpara’.

¿Así nació la idea?

En un principio no me interesó la idea, pero él me fregaba con el tema. Y así nace la idea de formar el blog y contar mi experiencia como mamá.

Tus prendas y tú tienen bastante del estilo europeo. ¿Es debido a algo en particular?

(Sonríe) Bastante. Es que existen tallas grandes en Holanda y las traigo para acá. Es así que nace la idea de hacer una marca de talla grande junto a mi socia, la tienda se llama: “Nude”. Yo hago los diseños y mi socia crea los vestuarios.

¿Cómo es que nació el amor entre Renato y tú?

Lo conozco a él cuando tenía 18 años y yo 20. Yo era redactora web de un portal de fútbol. Cubría los partidos y lo veía a él jugar con la camiseta de Esther Grande de Bentín. Él fichó con Twente de Holanda, y nos escribíamos por las redes sociales.

¿Imaginaste estar con un futbolista?

Jamás (risas). Lo bueno es que compartíamos la pasión del fútbol porque yo conocía este deporte mucho porque en el colegio lo practicaba.

¿Qué es lo que más te costó cuando te fuiste a Holanda?

Cuando salgo embarazada me voy y para mí fue un cambio radical. Lo que más me ha costado es la vida de ama de casa. Antes estaba acostumbrada que todas las cosas domésticas me las hicieran, pero ahora las hago yo.

¿Qué tal te llevas con el idioma?

Intenté aprender. Me sentía un poco ignorante de no saber el holandés pero me di cuenta de que algunas veces las cosas no se dan porque no es el momento. Pero estoy segura de que a Renato lo fichan en otro club y me meto con todo al idioma según el país que estemos.

¿Es complicado ser la esposa de un futbolista?

Jamás lo he visto como el futbolista. Lo he visto como Renato el gracioso, sencillo y buen ser humano. En nuestra relación ponemos como prioridad el respeto.