Tecnología

El taxi volador en los planes de Uber

La empresa de taxis quiere hacer realidad lo que hasta hace poco sólo existía en la ciencia ficción. Quieren terminar con la congestión vehicular y la contaminación usando miniaviones. Los Ángeles será la primera ciudad con este servicio.

Redacción LR

Domingo, 12 de Noviembre del 2017

Uber quiere conquistar el cielo. Su batalla en la tierra, o mejor dicho, en el asfalto, sigue candente, pero su vista está en un futuro volador. En abril, durante la conferencia Elevate Summit, en Dallas, Estados Unidos, sentaron las bases para conseguir que volar de un punto a otro de una ciudad o incluso unir dos en menos de una hora sea tan fácil como cuando ahora se hace con un coche.

Jeff Holden, responsable de esta división, acaba de desvelar durante el WebSummit de Lisboa cómo harán realidad este plan futurista, con vehículos que unan ciudades cercanas y con cuatro pasajeros.

El primer paso es el vehículo, unas pequeñas aeronaves que despegan en vertical, como los helicópteros y después operan como avionetas eléctricas. Con UberAir quieren que solo haga falta un botón para alcanzar las nubes.

Los Ángeles, la gran urbe de la costa oeste de Estados Unidos, es conocida por la congestión de su tráfico. Ahí será donde por primera vez, en 2020, comience a operar este sistema que ya ha cerrado un acuerdo con la NASA para gestionar el espacio aéreo siguiendo sus normas.

Esta decisión atiende también a la elección de esta ciudad como sede olímpica 2028. Para entonces contarán con varios puntos de carga y descarga de pasajeros y un precio similar al de UberX, su opción más económica. Sandstone es la compañía encargada de construir estos aeropuertos verticales en el centro, el aeropuerto de Los Angeles o el condado de Santa Mónica.

Su plan es comenzar con pilotos humanos para después, como intentan aplicar en los coches, prescindir del conductor. “Este acuerdo sienta las bases para colaborar en el desarrollo de la próxima generación de tecnología espacial. UberAir conectará las ciudades con más vuelos que nunca, con seguridad y eficacia”, sostiene Holden.

Uber ya trabaja en los Skyports, pequeños espacios de aterrizaje y despegue vertical en azoteas, jardines sobre edificios o espacios urbanos con acceso para sus aeronaves.

Por el momento son varios los modelos de vehículo de pruebas: Aurora Flight Sciences, Pipistrel Aircraft, Embraer, Mooney y Bell Helicopter. Siguen el mismo modelo que con el coche, cierran acuerdos con fabricantes pero no hacen uno propio.

En paralelo, están trabajado con Los Ángeles, la ciudad del estreno, así como Dallas y Dubai, donde llegarán después, para solventar el mismo problema que encaran muchos coches eléctricos, la ausencia de puntos de carga suficientes. ChargePoint será el aliado en esta necesidad para cumplir su plan maestro que comenzó en octubre de 2016 con la publicación de un estudio, siguió con la contratación de los primeros perfiles a comienzos de 2017 y por fin se desveló en abril durante la conferencia Uber Elevate.

 

Los otros socios

 

Ya a inicios de este año, Uber había anunciado que son cinco las empresas con las que se ha asociado para hacer los prototipos de sus vehículos voladores. Embraer y Aurora Flight Sciences son las que tienen propuestas más avanzadas.

El de Aurora es una modificación del XV-24A, que ya usa el ejército de Estados Unidos. Su modelo es para apenas cuatro u ocho personas. Embraer, en cambio, quiere hacer algo más comunal. “Diseñamos, desarrollamos y entregamos aviones tanto de defensa como comerciales desde hace 15 años. En 10 años tendremos un 18% del mercado de la aviación mundial, nos interesan especialmente los vehículos de media capacidad”, dijo su delegado, Paulo Cesar de Souza e Silva.

Los argumentos para apoyar UberAir son tanto ecológicos como económicos. El 22% de las emisiones de dióxido de carbono del planeta provienen de coches. A la vez, los coches están parados el 95% del tiempo. “Por cada coche en propiedad, hay ocho plazas. Queremos acabar con ello, poner más carriles de bici, que se hagan edificios sostenibles y casas más accesibles”, asegura Jeff Holden.

Finalmente, el directivo de Uber remarca: “Tenemos que escalar, al principio. Pero después será mejor para la vida en las ciudades, más limpio y rápido". El cielo es su límite.

El primer paso es el vehículo, unas pequeñas aeronaves que despegan como los helicópteros y operan como avionetas eléctricas

Te puede interesar

Nuestras portadas