Edición Impresa del 07 de Marzo de 2012

Noles y Malditos de Castilla reinician guerra por cobro de cupos

Desde el 2008 extorsionan a constructoras, comercios y fábricas "a cambio de seguridad"; 17 miembros de ambos grupos se han matado a tiros. El domingo asesinaron por error a un mecánico.

Ernesto Guerrero L.

La extorsión, según informes policiales, se ha convertido en una de las acciones criminales más rentables en Lima. Dueños de empresas constructoras, comercios, centros fabriles y hasta de colegios pagan cupos para poder "trabajar en paz". Ex convictos se disputan a diario, con gran capacidad de fuego, la hegemonía en este singular campo del delito.

Los Noles y Los Malditos de Castilla, bandas chalacas a las que se atribuye al menos 40 asesinatos desde que se iniciaron en este criminal "negoció" a fines del 2007, han reaparecido con fuerza en la capital y parecen no estar dispuestos a compartir la "clientela".

La rivalidad intestina entre estos grupos surgió el 16 de marzo del 2008 cuando sicarios de Los Noles asesinaron al cabecilla de Los Malditos de Castilla, Wilson Pedro Mesías Ugarte (a) 'Pedrito', y a su adolescente enamorada, Marjorie Salas Fonseca. Los acribillaron a tiros dentro de un auto, en el cruce de las avenidas Petit Thouars y 28 de Julio, en el Cercado de Lima.

Desde entonces han sucumbido por ráfagas de balas disparadas entre ellos 17 integrantes de estas organizaciones.

Algunos de los caídos en esta guerra son, aparte de 'Pedrito', José Martínez Gariza, César Domingo Flores Aratomi, Gianfranco Anticona Atalaya, Milagros Gaona Santisteban, Francisco Hipólito Gálvez, Teodoro Castillo Dulanto, Winder Goño Guerra, Dante Flores Figueroa, Fernando Aramburú Bejarano, Jonathan Castillo Vildozo, Juan Enrique Peralta, Marcial Rubén Esquivel, Edward Guillén Larraín, Juan García e Irwin Alvarado Ortiz.

WILBUR, EL NUEVE VIDAS

Wilbur Castillo Sánchez, sindicado en más de una ocasión por la PNP como sucesor de 'Pedrito' y cabeza visible de Los Malditos de Castilla, ha tenido suerte hasta ahora. Se libró de la muerte nueve veces, habiendo pasado varios meses internado en centros asistenciales.

La tarde del domingo último casi lo matan. Según agentes de la Dirincri, dos sicarios de Los Noles exterminaron de siete balazos, por error, al mecánico César Augusto Rojas Cisneros (63), tío de Ana Sofía Pinto Rojas, esposa de Wilbur. Lo hicieron en el frontis de una antigua finca multifamiliar de la segunda cuadra del jirón Belgrano, distrito de Pueblo Libre. Cámaras de vigilancia instaladas en la vía pública grabaron las escalofriantes escenas.

SICARIOS IDENTIFICADOS

Media hora antes, Wilbur había llegado al lugar en su moderna camioneta Hummer azul A9S-001 valorizada en el Perú en no menos de 100 mil dólares. Dejó el vehículo (que nadie sabe cómo adquirió) estacionado en la calle. Los homicidas, de algún modo, ubicaron el carro y esperaron que su dueño apareciera. Abrieron fuego repetidas veces contra César Augusto Rojas y huyeron creyendo haber dado muerte al hombre indicado.

El video captado por las cámaras de seguridad y el testimonio de tres vecinos del sector permitieron a los investigadores identificar a los presuntos criminales. Se trata de Ronald Salas Guarniz 'Loco Ronald' y Luis Armando Vigil Atoche 'Peluca'. Hasta el cierre de esta edición no habían sido capturados.

Tanto Los Noles como Los Malditos de Castilla son del Callao, pero en los últimos años han ampliado sus dominios. Se sabe que operan activamente en distritos como Villa El Salvador, La Victoria y casi todo el cono norte de Lima.

LOS LIBERARON POR FALTA DE PRUEBAS

Ronald Salas Guarniz y Luis Armando Vigil Atoche, los dos sicarios que aparecen en un video captado por cámaras de vigilancia de Pueblo Libre asesinando a sangre fría al mecánico César Augusto Rojas Cisneros, el domingo último, fueron procesados judicialmente por asesinar el 2008 al delincuente porteño Wilson Pedro Masías (a) 'Pedrito', cabecilla de la banda Los Malditos de Castilla.

La jueza Elvira Álvarez Olazábal les otorgó libertad por 'falta de pruebas'. También absolvió por ese crimen a los hermanos José y Charly Castillo Nole, cabecillas de la banda Los Noles, actualmente presos por otros crímenes. Igual suerte corrieron sus cómplices Pablo Yzquierdo Galván y Augusto Isidro Salas.

Se ha comprobado que Los Noles y Los Malditos de Castilla extorsionan principalmente a constructoras.

En menor escala lo hacen con comerciantes de Gamarra y de la zona industrial de Villa El Salvador.

CLAVES

La Dirección de Investigación Criminal no descarta que miembros de alguna de estas dos bandas chalacas estén implicados en el asesinato de la abogada y educadora Olga Sanabria La Torre, dueña del colegio San Marcelo, quien, se sabe, se negó a pagar cupos a extorsionadores. Uno de sus locales funciona precisamente en el Callao.