Realities y teleseries dominarán la programación de TV en el 2013

Plataforma_glr

@larepublica_pe

03 Ene 2013 | 3:28 h

Cecilia Castillo y Janet López.

Quienes reinaron durante aproximadamente quince años en la pantalla chica se fueron el 2012 en silencio, con la cabeza gacha y el rating por los suelos. Las desgastadas figuras de Raúl Romero y Magaly Medina no lograron sostenerse en esa pista enjabonada sobre la que corren todas las estrellas de la tele. Ninguno de los dos, pese a sus intentos de reciclaje mediático, se pudo levantar. Ambos son los símbolos de un ciclo que se va avasallado por nuevos formatos  (realities, teleseries o programas nocturnos de "info-tenimiento"), pero también por figuras más lozanas, sin botox ni cirugías. De estos últimos fue el 2012. Los realities juveniles de concurso y de imitadores se convirtieron en los favoritos del público que los premió con su sintonía.

Para Ricky Rodríguez, productor de 'Operación Triunfo' y 'El Gran Show', conducidos por Gisela Valcárcel, el boom de los realities juveniles se debió a que el público adolescente  estaba abandonado. "Mientras que 'Combate' y 'Esto es guerra' son formatos basados en el exitoso programa chileno 'Calle 7', 'Yo Soy' es un reality de talento traído de la televisión europea. El hecho de ser formatos foráneos no garantizaba que tuvieran éxito en el Perú, pues la reacción de la audiencia en cada país es diferente, no es una regla que tengan que funcionar. El punto aquí es que el público juvenil era soslayado. Cuando Raúl Romero se fue de América Televisión todos los canales quisieron competir por la torta publicitaria que su horario dejó y lanzaron propuestas. Canal 4 lanzó 'Divas' . No le fue bien,  y convirtieron el programa en un reality juvenil con historias de amor y desamor que siempre han funcionado".

Rodríguez cree que la debacle de Raúl Romero no es obra de una mala producción, sino de los contenidos. "Creo que durante años se utilizó la fórmula de 'De 2 a 4', un programa que funcionó porque estaba solo en el aire y se acostumbró al público a ver lo mismo. De pronto llegó 'El último pasajero' y revolucionó el horario. En el caso de 'Esto es guerra'  se dieron cuenta rápidamente que era un tema de contenidos y lo cambiaron".

Sobre el adiós de Magaly Medina, Rodríguez cree que después de 15 años su programa se basaba en un formato desgastado, y que debió despedirse hace dos años de la pantalla. "Sería un error regresar y volver a hacer un programa de espectáculos".

Rodríguez también habla de su experiencia con 'Operación Triunfo' y 'El  Gran Show'. "Fue una buena decisión no seguir con 'Operación Triunfo'. Los resultados del rating lo decían, estábamos acostumbrados a ser líderes y las cifras nos cayeron como un baldazo con agua helada. Cumplimos con la ganadora, grabó su disco y recibió su dinero y en una semana armamos 'El Gran Show'. Fue de locos, pero recuperamos el primer lugar".

LA FICCIÓN EN TV

La ficción también sobresalió en la pantalla local. La productora Michelle Alexander, quien lanzó teleseries como 'Mi amor el Wachimán' y 'La reina de las carretillas', tiene mucho que decir al respecto: 

"A nivel de la gente que trabaja de la ficción peruana, este ha sido un buen año. Al principio estuvo un poco afectado por los realities, aunque ese no fue mi caso, pero creo que a fines de año, la ficción recuperó su espacio. La gente sigue las miniseries porque se identifica con los personajes. Lo nuestro es combinar conceptos dramáticos con historias que suceden en nuestro país", explica Alexander.

Efraín Aguilar, el  productor de 'Al fondo hay sitio', tiene una interpretación propia sobre lo que ocurrió el 2012.

"Al público le gusta ver situaciones que tengan que ver con la vida misma, a eso yo le llamo  televisión testimonial. Les gusta decir: igualita a tal, eso me pasó a mí, conocí a un personaje igual, mi amiga está en la misma situación, etc. Es por eso que las teleseries o miniseries tienen gran acogida en el televidente", dice Aguilar.

Pero además ha sucedido algo extraordinario. "En este 2012 nuestra pantalla ha dado un vuelco tremendo en cuanto a la capacidad de inversión en las producciones.  Ya no se ven programas pobrecitos, salvo algunos canales de escasa posibilidad económica. Las producciones  ahora buscan otros horizontes como la venta al exterior. Ojalá en el 2013 la inversión siga así porque hemos avanzado, pero todavía nos falta", agrega Efraín.

Y, qué piensan Michelle Alexander y Efraín Aguilar del fin de la era Magaly Medina, cuyo programa de chismes terminó superado por cuanta serie, miniserie y reality fue lanzado en el horario de las 9 de la noche. Michelle Alexander tiene una teoría. "Creo que el ir a prisión le hizo daño como personaje a Magaly Medina. Ella regresó con un alto rating, pero luego se fue autorregulando y a ella la gente la quiere ver cuando es una desgraciada, cuando destruye a un personaje. No les gusta verla autorregulada y que no traspase la línea, quieren a la mala. El mito Magaly ya no es el mismo pero supongo que se sabrá reinventar", afirma.

Efraín Aguilar, en cambio,  tiene otra opinión. "Cuando hay demasiados programas sobre  un mismo tema, el más antiguo puede ser el menos novedoso. Hay bloques de espectáculos  en los noticieros matutinos, al mediodía, en las tardes y para la noche ya no hay ninguna novedad. El público ya se enteró de todo, entonces ya no lo ven".

Para el año que viene ambos productores continuarán contando historias de ficción pero también miniseries basadas en personajes de carne y hueso. "No hay mayor diferencia entre una historia de ficción y una biográfica", explica el productor. "Si el público las sigue –concluye Aguilar– no es solo porque conocen al personaje principal; ellos quieren verse reflejados en personajes o situaciones propias de su vida cotidiana".

ENFOQUE

“El televidente es el que está cambiando”

Maritza Espinoza
Crítica de TV


"Lo que está cambiando en la televisión peruana es esencialmente el televidente. La televisión del período fujimontesinista –donde nacieron Laura Bozzo, Magaly Medina y otros personajes y géneros controvertidos– impuso en el público un gusto muy marcado por la llamada televisión chatarra. También en esa época se estancaron las producciones de ficción que recién retornaron en la década siguiente. La estabilidad económica ha logrado que canales y productoras independientes apuesten por comprar formatos (casi siempre de realities) y desarrollar más ficción. Sin duda, la locomotora de todo este proceso ha sido 'Al fondo hay sitio', todo un fenómeno de nuestra historia televisiva. En la otra orilla, Magaly TeVé cayó en audiencia y perdió el liderazgo de su horario e, incluso, el de su propio canal".

La TV se ha vuelto más sofisticada

Eduardo Adrianzén

"Este año la televisión se ha destacado por el triunfo de la ficción y de los espacios concursos. En ficción lo que gusta al público son historias con personajes con los cuales se identifican. Eso que llaman miniseries en realidad son telenovelas cortas que dan mucha variedad y rotación a la pantalla. La gente las ve porque quiere sentirse identificada. Supongo que el público sintonizaba espacios de farándula como Magaly TeVe para reírse. Posiblemente ahora prefiera historias contadas por actores. En cuanto a los espacios concursos como 'Yo soy', 'Combate', 'Esto es guerra' u otro han funcionado porque son lo mismo que se hacía antes pero con más producción o mejores premios. Lo de 'Yo soy' lo vi en Ferrando, eso de premiar al mejor imitador ya funcionaba en los 80. 'Combate' y 'Esto es guerra' son pruebas de esfuerzo físico de gente joven y bella. Eso ya se había hecho. Yo no veo nada nuevo. La televisión se ha vuelto más sofisticada pero con lo mismo de siempre. Lo que sí creo es que la plana periodística de todos los canales es lamentable. Todos parecen tener la línea sesgada.

CLAVES

En el 2012 Canal N  dejó de ser la única estación de noticias en la señal del cable y debió compartir su audiencia a RPP TV  y ATV+.

El empresario Baruch Ivcher vendió todas sus acciones de Frecuencia Latina a Enfoca Inversiones, empresa de capitales nacionales y uno de los principales grupos de inversión del país.

El horario de las 11pm dejó de ser de corte periodístico para enfocarse en el "infotenimiento" con  magazines como 'A las once', 'La noche es mía' y 'Enemigos públicos'. A esa misma hora, pero por la señal del cable aparecieron los espacios de entrevistas: 'No culpes a la noche' y 'Al estilo Juliana'.

"Combate" es el programa  más buscado en red online Google.